Buscarán frenar deportación de hispano en Ohio

Activistas han programado una marcha el próximo lunes para evitar la deportación de un hispano que está programado para salir del país el 16 de enero
Buscarán frenar deportación de hispano en Ohio
Ricardo Ramos, un trabajador agrícola en el noreste de Ohio y padre de tres niños nacidos en EEUU, podría ser deportado la próxima semana.
Foto: Suministrada

Washington.- Activistas de la comunidad inmigrante anunciaron este viernes un acto de “peregrinación” en Ohio el lunes próximo para frenar la deportación de Ricardo Ramos, y reiteraron la urgencia de una reforma que resuelva la crisis humanitaria de los indocumentados.

Ramos, un trabajador agrícola en el noreste de Ohio y padre de tres niños nacidos en EEUU, afronta la deportación la próxima semana y los activistas han programado una marcha el próximo lunes, a la que se esperan más de un centenar de personas.

Ramos ha trabado “durante 16 años en el negocio de los invernaderos, que es un gran motor económico en Ohio… necesitamos algo radical para que pueda quedarse acá”, explicó en conferencia telefónica Veronica Dahlberg, directora ejecutiva del grupo HOLA, uno de los organizadores de la marcha.

Ramos debía ser expulsado el pasado 1 de enero pero, tras las protestas de la comunidad, las autoridades extendieron el plazo hasta el próximo día 16.

Ante la urgencia del caso, los activistas marcharán más de 20 millas desde la pequeña localidad de Painesville hasta la Iglesia St. Casimir en Cleveland, donde la comunidad polaca ha sumado fuerzas a favor de Ramos.

La marcha estará liderada por la inmigrante mexicana Marisela, cuyo esposo y hermano fueron deportados hace dos años tras ser detenidos por Inmigración, después de vivir 25 años en este país.

“Nunca hemos tenido problemas con nadie; Mi esposo es un buen hombre, un buen esposo, tenemos tres hijos y ahora me siento muy mal sin él. Este no es mi sueño en EEUU, es la pesadilla de mi vida”, dijo entre llantos Marisela, cuyo apellido no fue divulgado.

Dahlberg explicó que el acto del lunes no solo muestra la solidaridad de la comunidad polaca sino que está cargado de simbolismo: la iglesia, que ofrece misas en polaco y español, afrontaba la demolición pero la comunidad inmigrante logró salvarla.

Los inmigrantes atribuyeron el “milagro” a la Virgen Nuestra Señora de Czestochowa y “le pedirán su intervención” en el caso de Ramos, dijo Dahlberg.

La crisis de las deportaciones “nos ha golpeado muy duro… en nuestras reuniones semanales vemos a estos niños y escuchamos su llanto. Prácticamente hemos llegado al punto que no podemos más”, agregó.

Por su parte, Simon Rosenberg, presidente de NDN/New Policy Institute, consideró que hay señales de que los republicanos de la Cámara de Representantes “están mostrando seriedad política” sobre la reforma pero falta que muestren “igual seriedad”con un resultado legislativo concreto este año.

Ohio es el estado natal del presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, quien ha sido criticado por apenas elaborar “principios” para una reforma migratoria –que divulgará en las próximas semanas- mientras la comunidad inmigrante exige “acción” ya.

La comunidad latina conforma el 3,3% de la población en Ohio y ha tenido un crecimiento de casi el 14% en el área de Cleveland en la última década, según datos de la Oficina del Censo.