Panthers-49ers: un duelo parejo

Panthers-49ers: un duelo parejo
El quarterback de los 49ers, Colin Kaepernick (7), felicita a Cam Newton, el mariscal de campo de Carolina, tras la victora de los Panthers en San Francisco.
Foto: AP

NUEVA YORK/AP — Cuando terminó la quinta jornada de la campaña 2013 numerosos medios publicaron que los días de Ron Rivera como entrenador de los Panthers estaban contados.

Un reporte del canal de televisión de la NFL señalaba que la gerencia del equipo empezaba a buscar sustituto para el entrenador en jefe que había perdido tres juegos por uno ganado y venía de dos temporadas perdedoras.

Pero en la sexta fecha la escuadra repuntó frente a los Vikings e hilvanó una racha de ocho victorias, en las que se impuso a pesos completos como los 49ers de San Francisco y los Patriots de New England en semanas consecutivas. Ahora, Rivera, que estaba en capilla es candidato a entrenado del año.

Rivera —de padre puertorriqueño y madre con raíces mexicanas— dio sus primeros pasos en la NFL hace 30 años cuando fue seleccionado por los Bears de Chicago, con los que participó en el potente equipo ganador del Super Bowl XX. En esa escuadra no fue titular pero en 1989 jugó como linebacker al lado de Mike Singletary, quien está en el Salón de la Fama y fue entrenador de los 49ers antes de Jim Harbaugh.

En esa escuadra de los Bears adquirió los conocimientos básicos de su carrera bajo las enseñanzas de Mike Ditka y Buddy Ryan, coach de defensa y padre de Rex, entrenador de los Jets, y de Rob, coordinador de la defensa en New Orleans.

Rivera reconoce la influencia de Ditka, a quien suele llamar para consultar y cambiar impresiones. De hecho, el primer mensaje que dio a sus jugadores en Carolina en 2011 tras ser nombrado entrenador fue el que le escuchó a Ditka cuando era un novato en 1984: “Les tengo buenas y malas noticias. La buena es que vamos a ir al Super Bowl, la mala es que no todos los que están aquí se encontrarán con nosotros en ese momento”.

Su experiencia de campeón con los Bears también le ha servido para decir a sus jugadores qué se necesita para repetir esa historia de éxito.

“Muchos me preguntan cómo era ese equipo”, dijo. “Siempre les hablo de lo unidos que éramos, todos los días les hablo de lo que necesitamos hacer”.

“Hablamos de llegar más temprano y hacer lo necesario, de cómo nos quedábamos más tiempo para ver películas juntos, eso mismo hemos estado haciendo aquí”, agregó.

Curiosamente, al otro lado del campo estará alguien que también se formó como profesional bajo las órdenes de Ditka, aunque su relación terminó con un duro enfrentamiento en la campaña de 1992 cuando el maestro’ acusó a Harbaugh de que pretendía “saber más que el entrenador”.

Otro punto curioso del duelo entre 49ers y Panthers es que ambos equipos son muy parecidos.

Ambas defensas imponen respeto, la de Carolina fue la número 2 en la liga mientras San Francisco fue la quinta. Los Panthers tuvieron la mayor cantidad de ‘sacks’ con 60 y al cuarto jugador con más tacleadas, Luke Kuechly (156), mientras los 49ers tienen al número 5, NaVorro Bowman (145).

Al ataque también existen similitudes. Ambos ganan terreno por tierra. Frank Gore encabeza a San Francisco que ocupó el tercer sitio en más yardas ganadas, mientras Carolina quedó en el 11 gracias a las 843 yardas por DeAngelo Williams y las 585 de Cam Newton.

En la posición de quarterback hay otro parecido. Newton y Colin Kaepernick apenas rebasaron las 3,000 yardas de ganancia y han mejorado su precisión y paciencia, pero si se requiere tienen la velocidad y pueden escabullirse y marcar la diferencia.

Ante un duelo que luce parejo, Rivera confía en que su especialidad, la defensa, le permitirá salir avante y cumplir la cita que prometió en 2011. Sabe que los receptores de los 49ers son peligrosos, pero confía en que podrán contenerlos.

“Ellos van a hacer lo que hacen siempre, harán las mismas formaciones y las mismas jugadas”, indicó Rivera. “Pero como defensa tratas de entender lo que hacen antes que preocuparte por algún jugador. Eso lo aprendí de Buddy Ryan, atacas lo que hacen, pueden tener buenos jugadores pero tienes que detener lo que hacen”.

Mañana domingo será una buena oportunidad para que Rivera se lleve el reconocimiento al mejor entrenador, unas semanas después de lo daban por muerto.