Policías de NYC defienden intervención bajo “Stop & Frisk”

Agentes testificaron que la detención del corredor de bienes raíces Yahnick Martin se debió a razones de seguridad; el caso lo estudia la Junta de Evaluación de Quejas Civiles
Policías de NYC defienden intervención bajo “Stop & Frisk”
Yahnick Martin, con lentes, sale del Cuartel General de la Policía en One Police Plaza, donde se está viendo el caso contra el agente que lo detuvo bajo la práctica conocida como "Stop & Frisk".
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Manhattan – Dos policías testificaron que fueron razones de seguridad lo que motivaron la detención del corredor de bienes raíces Yahnick Martin, en Brooklyn, en el primer juicio disciplinario a un agente del NYPD por un caso de la práctica “parar y revisar” (“Stop & Frisk”).

El agente Roman Goris (33) enfrenta cargos de abuso de poder y de interrogar, parar y revisar a Martin (35) sin la suficiente autoridad legal.

Los oficiales Deven Okvist y Peter Behan, que patrullaban en la furgoneta policial que conducía Goris, el 23 de diciembre de 2011, testificaron el viernes que se pararon junto al auto de Martin, en Prospect Heights, porque percibieron un fuerte olor a marihuana. La fiscal cuestionó cómo es que pudieron olerlo si era diciembre y las ventanas iban cerradas. “No, iban abiertas para poder escuchar lo que está pasando en la calle”, respondió Okvist.

Martin, quien estaba fumando un cigarro y tenía el auto estacionado en doble fila, negó que tuviera hierba y lanzó una bocanada de humo para probarlo. Investigadores de la CCRB revelaron que Goris le ordenó a Martin que levantara las manos y le revisó los bolsillos, de donde sacó un encendedor y una cartera que luego devolvió.

Ambos agentes coincidieron que se iban a marchar sin multarle, pero los gritos de Martin, que reclamó en broma $100 que habían desaparecido de su bolsillo, atrajeron a una multitud. Según los agentes, ya no era seguro multarle, por lo que le arrestaron. “Estaba creando una escena, alimentando el fuego y haciendo que la gente se arremolinara a nuestro alrededor”, sostuvo Behan.

Martin declaró en la demanda civil que cuando le aclaró a Goris que estaba bromeando, éste le respondió: “Mala suerte, deberías haber pensado en eso antes de pasarte de listo”. Tampoco le dejaron sacar las llaves de su furgoneta, que estaba llena de regalos de Navidad, y cuando regresó al lugar de los hechos, tras ser detenido por conducta desordenada y bloquear el tráfico, la camioneta había sido robada.

El procedimiento administrativo a Goris no es de carácter judicial y se realiza en la sala de juicios del Cuartel General de la Policía, en One Police Plaza. La acusación es a cargo de la Junta de Evaluación de Quejas Civiles (CCRB), una agencia municipal independiente integrada solo por civiles, que investiga denuncias de mala conducta policial. Presidida por David B. Weisel, un juez de carrera que actúa como comisionado del juicio, el organismo enviará su decisión al comisionado de policía, Bill Bratton, quien determinará, si Goris es declarado culpable y qué medidas disciplinarias tomar.

El oficial de origen dominicano, que testificará ahora el 28 de enero, también enfrenta una demanda civil por $2 millones, que Martin radicó en marzo contra él y el NYPD en una corte federal de Brooklyn.