Escándalos que taclearon a la NFL

Escándalos que taclearon a la NFL
Uno de los mayores escándalos fue el que protagonizaron, Richie Incognito (68) and y Jonathan Martin (71) de los Miami Dolphins.
Foto: Fotos AP

Nueva York — La NFL cerrará su temporada aquí cuando se juegue el Super Bowl XLVIII, festejo de fin de temporada para el espectáculo atlético que domina la pasión de la gran mayoría del país. Quizás también sea la oportunidad para que el comisionado Roger Godell se olvide un poco, si es que no se va la luz, del espacio que la liga a su cargo fue foco de noticias que tocaron, entre otros asuntos, lo criminal, la dignidad de los indígenas americanos, el bullying y los riesgos que corren quienes juegan este rudo deporte.

El siguiente recuento presenta los casos que taclearon a la NFL durante la temporada 2013.

1. Un gran jurado encontró en agosto causa suficiente para acusar Aarón Hernández del homicidio de Odin Lloyd a Aaron Hernández. El ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra se encuentra encarcelado en Massachusetts a la espera de su juicio y de que se investiguen otros asesinatos en ese estado y en Florida en los que se sospecha su participación.

2. El tacle ofensivo de los Delfines de Miami Jonathan Martin sacudió en octubre las reglas no escritas del fútbol americano al acusar de acoso e intimidación, bullying, a su compañero de equipo Richie Incognito. Martin se ha convertido en una voz que pide se erradique la violencia de los casilleros de la NFL. Incognito fue suspendido por toda la temporada y se desconoce qué pasará con él la temporada entrante.

3. El receptor Riley Cooper, de las Aguilas de Filadelfia, dio de que hablar cuando emergió un video en el que se le ve gritándoles una palabra racista a los elementos de seguridad en un concierto del artista de música country Codey Chesney. Los de seguridad no lo dejaron entrar a la zona detrás del escenario y el jugador se molestó al grado que comenzó a insultarlos. Todo quedó grabado en video, por lo que el equipo lo multó y lo mandó a buscar consejería.

4. La NFL suspendió al linebacker estrella Daryl Lewis Washington, de los Cardenales de Arizona, por una violación a sus reglas contra el uso de sustancias el 3 de abril de 2013. Exactamente un mes después, la policía de Phoenix lo arrestó por presuntamente empujar a la madre de su hija y provocarle una fractura de clavícula. Eso no impidió que tuviera una destacada temporada con los Cardenales. Ahora espera el inicio de su juicio el 30 de enero.

5. En diciembre ascendió a seis el número de jugadores de los Seahawks de Seattle que han dado positivo a exámenes antidoping desde que Pete Carroll asumió como entrenador del equipo. Walter Thurmond recibió suspensión de cuatro partidos, mientras que Brandon Browner fue suspendido indefinidamente por lo que la liga llama violaciones repetidas a las reglas contra el uso de sustancias.

6. Pareciera que el multimillonario dueño del equipo de Washington, Dan Snyder, compra espacio en las portadas de los medios. Aunque unos prestaron atención al triángulo fatal que se formó entre él, el entrenador Mike Shannahan y el quaterback Robert Griffin III, su organización enfrentó problemas más serios ante el creciente apoyo que recibe la campaña de la Nación Oneida de nativos americanos demandando que el equipo cambie su nombre y su mascota por considerarlos racistas. Periodistas de grandes y pequeños medios comenzaron a llamarlos simplemente “el equipo de Washington” o “los Washingtons”.

7. Queriendo cerrar la puerta a este fantasma, la NFL llegó a un acuerdo para pagar $765 millones a exjugadores que interpusieron una demanda por las secuelas que padecen tras jugar en la NFL. Expertos opinan que esperan que más jugadores presenten querellas en contra de la liga, a quien acusan de no haberles explicado los riesgos que corrían al practicar el deporte a pesar de tener conocimiento de los daños que el mismo conlleva. Apenas hace unos días, la jueza Anita Brody declinó reconocer el acuerdo al considerarlo poco suficiente para aquellos exjugadores que pudieran presentar daños relacionados con la práctica del deporte. Esta crisis se acrecentó cuando el presidente Barack Obama dijo en una enrevista que, si hubiera tenido un hijo, no dejaría que jugara el deporte.

8. La misma sede para este Super Bowl XLVIII ha sido cuestionada. Esta será la primera vez que este encuentro se realice en un estadio descubierto en el pleno invierno de la Costa Este. Hay quienes ya comienzan a pensar que el Super Bowl podría convertirse en el primer Snow Bowl (Tazón de la Nieve). Aunque no sería la primera vez que se suspende o pospone un juego de NFL, sí sería la primera en que un Super Bowl no se efectúa cuando se tiene planeado. La liga ha planeado posponer el juego hasta una semana en caso de que el clima impidiera su realización. Aunque la nevada tendría que ser más fuerte que la que cayó en Filadelfia durante el juego de la semana 14 entre las Aguilas y los Leones de Detroit. Ese juego quizás le sirvió a Godell para, de improviso, saber cómo puede ser el futuro del juego.

9. Comenzó como una petición en Facebook, pero ahora ya hay una propuesta de ley en el Congreso para que se le quite a la NFL su estatus como organización sin fines de lucro. El senador republicano por Oklahoma, Tom Coburn, quiere que la liga deje de recibir dinero público para mantener sus oficinas en Park Avenue.