Columna: Aprendizaje temprano del inglés, la clave

Guía de Regalos

Columna: Aprendizaje temprano del inglés, la clave
La canciller de Educación, Carmen Fariña, tiene ante sí la tarea titánica de mejorar el sistema de educación pública para que sea inclusivo con la comunidad latina.
Foto: Archivo

El alcalde Bill de Blasio y la canciller de Educación Carmen Fariña tienen una gran oportunidad para mejorar las opciones educativas para los estudiantes de inglés, a través del desarrollo de programas de alta calidad centrados en el aprendizaje temprano del idioma.

Los resultados educativos para los aprendices de inglés de Nueva York están estancados en niveles mediocres. Los resultados de lectura de alumnos en cuarto grado han ido en rezago con respecto a sus pares en otras ciudades grandes, de acuerdo con la Evaluación Nacional del Progreso Educativo. De hecho, los resultados en la ciudad apenas han cambiado en los últimos 10 años.

Para los aprendices de inglés hispanohablantes, lo más probable es que les coloquen en aulas de educación bilingüe de transición, donde el enfoque es enseñar en el idioma que se habla en su hogar. Como consecuencia, es más probable que no lleguen a dominar bien el inglés y que se les designe como “aprendices de inglés a largo plazo”. Así, sus posibilidades de graduarse de la secundaria son menores que la de sus pares en aulas enfocadas en inglés como segundo idioma (ESL), que enfatizan la enseñanza en este idioma.

La mayoría de los 160,000 alumnos aprendices de inglés de la Ciudad de Nueva York hablan español y no son inmigrantes, sino estadounidenses de segunda o hasta tercera generación. Cada vez más, viven en áreas aisladas a nivel lingüístico, donde raramente hay personas que hablan bien el inglés. Esto le añade urgencia a los retos que enfrentan las escuelas.

Varios de ellos, por supuesto, lograrán éxito académico. Los niños que ingresan a escuelas municipales sin hablar inglés y que aprenden el idioma con rapidez han sido uno de los grupos estudiantiles con mejor desempeño, y superan regularmente los promedios del distrito. Históricamente, estos niños suelen salir de aulas de ESL, donde el aprendizaje temprano del inglés es el objetivo primordial.

Otras ciudades han impulsado el éxito de sus aprendices de inglés a través de modelos de aprendizaje innovadores, personalizados y apoyados en la tecnología.

Innovadoras escuelas charter basadas en un estilo de aprendizaje combinado, como Intrinsic Schools en Chicago o Rocketship Education, en California, representarían buenas opciones para los aprendices de inglés neoyorquinos. Estos modelos también podrían establecerse directamente dentro de las escuelas públicas de la ciudad.

Mientras tanto, a medida que crece el impulso hacia la expansión de las opciones de educación preescolar en Nueva York, algunos sugieren que estos programas se ofrezcan en los idiomas maternos de los alumnos, no en inglés. Este requisito podría perjudicar a los aprendices de inglés de bajos recursos, al impedir que las escuelas usen los recursos para establecer programas de preescolar de alta calidad diseñados de acuerdo con indicadores reconocidos.

A la larga, expandir el número de aulas efectivas diseñadas para mejorar los resultados de los alumnos proporcionará los mejores beneficios a este crucial grupo escolar.

Don Soifer es vicepresidente ejecutivo del Lexington Institute, grupo de expertos en política pública con sede en Washington DC.