NYPD rastrea heroína que tenía Philip Seymour Hoffman

Este lunes la Oficina del Forense de la Ciudad de Nueva York somete el cuerpo del actor al proceso de autopsia que, se espera, aclare la causa de muerte
NYPD rastrea heroína que tenía Philip Seymour Hoffman
El cuerpo del actor Philip Seymour Hoffman -a la derecha, en recuadro- fue retirado del apartamento anoche, poco antes de las 7:00.
Foto: EFE / Gary He

La investigación sobre la muerte del laureado actor Philip Seymour Hoffman se extiende más allá del apartamento en el cual fue hallado este domingo el cuerpo del ganador del Oscar, en el West Village de Manhattan.

Hoy, la Oficina del Forense realizará la autopsia mientras que agentes de la Policía de la Ciudad de Nueva York investigan de dónde salieron las cápsulas con heroína halladas ayer junto al cuerpo de Hoffman. Algunas de ellas estaban vacías y la policía presume que el contenido fue utilizado por el actor de Hollywood y Broadway. Dos sobres en los cuales había droga fueron incautados en la escena relativamente intactos y tienen la identificación de “As de Espadas” y la marca de “As de Corazones”.

Las autoridades evaluarán además el contenido de la droga, para determinar si estaba alterada.

La última vez que el actor fue visto con vida -públicamente- fue a las 8:00 de la noche del pasado sábado. Acudió con dos amigos al restaurante neoyorquino “Automatic Slims”, donde cenó una hamburguesa con queso y un zumo de arándano. El gerente del establecimiento reveló a la cadena E! que Hoffman “casi nunca tomaba alcohol”.

Del restaurante, el ganador del Oscar y el Globo de Oro habría salido hacia el apartamento que hace unos meses alquilaba por $10,000 mensuales en el West Village. Tenía que levantarse temprano el domingo porque había quedado con su excompañera, Mimi O’Donnell, en que recogería a sus tres hijos a las 9:00 de la mañana para disfrutar un día familiar.

Sin embargo, cuando ayer el reloj pasó de esa hora y Cooper, Tallulah y Willa seguían esperando por su papá, O’Donnell se preocupó y llamó al guionista David Bar Katz, amigo de Hoffman, para preguntarle si algo estaba pasando, porque él nunca quedaba mal con los menores.

Según ha trascendido, Katz se comunicó de inmediato con la asistente personal del actor, identificada como Isabella Wing-Davey, y le pidió acceso al apartamento de Hoffman. Una vez adentro, del teléfono celular de la mujer se hizo una llamada al 911 solicitando auxilio.

Los técnicos de Emergencias Médicas hallaron el cuerpo inerte de Philip Seymour Hoffman, en bóxer y camiseta, en el suelo del baño y con una aguja todavía inyectada en su brazo izquierdo. En la escena gritaban su implicación en el fallecimiento varias cápsulas de heroína y una cuchara.

Tras reponerse del impacto inicial, la familia del actor emitió un comunicado de prensa anoche en el cual expresó que están devastados por la pérdida. “Agradecemos todo el amor y apoyo que nos han dado durante estas horas tan difíciles y agradecemos que respeten nuestra privacidad”.

Philip Seymour Hoffman había estado 23 años alejado de las drogas, pero hace poco menos de un año había sufrido una recaída. En mayo de 2013, estuvo recluido durante 10 días en rehabilitación y todos sus allegados pensaban que estaba limpio. Hasta ayer.