Cinco recomendaciones para darle sabor a las comidas

Agregar algunas hierbas aromáticas o verduras a su comida es una opción para reducir el consumo de sal

Una dieta balanceada es importante para la salud física.
Una dieta balanceada es importante para la salud física.
Foto: Esta imagen es una obra derivada de Verduras asadas por El Agujero, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución "ShareAlike" No-Comercial en http://www.flickr.com/photos/elagujero / 7450132180/

En mi columna de la semana pasada escribí sobre cómo reducir el consumo de sal. Durante la semana recibí correos electrónicos de lectores, como Jens G., que preguntan cómo se le puede dar sabor a la comida sin sal.

Recordemos que la sal es uno de los condimentos más antiguos y en muchas sociedades hasta servía como base para intercambios de productos.

De la sal se deriva el término “salario” proveniente del imperio romano, en donde le pagaban con sal a los soldados, la cual valía su peso en oro.

Actualmente, se le ha agregado yodo a la sal para evitar desbalances con las glándulas tiroides u otras enfermedades.

El problema no es el consumo de sal, sino el exceso de sodio que contienen muchos productos procesados como salsas de tomate, comida enlatada y platillos preparados.

No tenga miedo de utilizar un poco de sal yodada cuando prepare sus alimentos. Seguramente su comida no tendrá ni la mitad de sal que la comida que compraría en el supermercado o en el restaurante.

1. El brócoli y la espinaca no requieren sal y si lo agrega a su comida, el platillo requerirá aún menos sal

2. Las hierbas aromáticas como albahaca, cilantro, perejil, menta, laurel, romero y el apio le puede dar sabor a la comida sin necesidad de consumir sal

3. Las especies como curry, pimienta, canela y azafrán pueden ayudar a darle sabor a la comida

4. Evita los saborizantes o sazones completas que venden en los supermercados. No hay forma de que puedas controlar el nivel de sal de tu comida si utilizas este tipo de productos

5. Puedes usar sal marina varias veces a la semana. Este tipo de sal es más baja en sodio.

Recuerda lo que decía el padre de la medicina, Hipócrates: “Que tu comida sea tu medicina”.

*Para preguntas o comentarios puedes escribir a yurina.melara@laopinion.com