Más recortes en cupones de comida a partir del viernes

La reducción en el programa SNAP, contemplado en la Farm Bill, impactará a un 40% de los beneficiarios

Nueva York — Tres meses después de que en Washington se recortaran $5,000 millones en los presupuestos para los cupones de comida de los que se benefician 47 millones de personas mensualmente, este viernes, llegará un segundo tijerazo de $8,700 millones que se aplicará a lo largo de la próxima década.

El recorte se contempla en la Farm Bill que el presidente, Barack Obama, tiene previsto firmar. Esta es la ley que regula la agricultura y estas ayudas de alimentos, y fue aprobada por el Senado, el martes por la noche, después de intensas negociaciones.

En esta ocasión, las reducciones no afectarán a todo el país sino al 40% de los beneficiados a nivel nacional, es decir a unos 850,000 hogares en 17 estados. Nueva York es uno de los más que más va a sufrir por esta segunda ronda que puede afectar a unas 300,000 familias. La senadora estatal, Kirsten Gillibrand, votó en contra de la ley.

Las personas afectadas verán una disminución de sus beneficios de, aproximadamente, $90 mensuales según los cálculos de la CBO, la Oficina Presupuestaria del Congreso.

El motivo por el que afecta sólo a unos cuantos estados es porque en realidad estos recortes lo que eliminan es una práctica con la que se ampliaban los beneficios incluidos en estos cupones con subsidios de calefacción o electricidad. Nueva York es uno de los estados que más usa esa práctica, con el programa Heat and Eat por los altos costes de vida en la ciudad. Pese a que han ayudado a muchas familias porque los cupones de alimentos no son suficientes, en ambas Cámaras del Congreso, la mayoría quería acabar con esta práctica que nacía de un vacío legal.

En el estado de Nueva York, 1.9 millones de personas (uno de cada cinco residentes) dependen de los cupones de alimentos, los llamados programas de asistencia nutricional o SNAP, y antes de los recortes de noviembre, estas ayudas mensuales eran de $281.

El Food Bank de Nueva York, que ha visto un incremento de visitantes en los últimos meses; calcula que como media, un hogar de tres personas ha perdido $29. Con todo y pese a este segundo recorte, los analistas del Centro de Presupuestos y Prioridades Políticas, un instituto de estudios de Washington muestran su satisfacción porque la ley que firmará Obama no incluye las fuertes reducciones al programa de ayudas de alimentos aprobadas en septiembre por la Cámara de Representantes (dominada por el partido Republicano). Entonces, el proyecto de ley contenía provisiones que habrían eliminado los cupones para 3.8 millones de personas en 2014.

Desafortunadamente, la ley no hace progresos a la hora de solucionar los problemas del hambre y la pobreza al no invertir nuevos recursos, pero la ley no incluye “ninguna de las provisiones draconianas y no elimina a ningún hogar de bajos ingresos del programa”, explican en este instituto.