Estafan a inmigrantes

Alertan de falsas llamadas que exigen dinero a cambio de no ser deportados
Estafan a inmigrantes
'La gente debe saber que USCIS nunca llama, ni pide información personal y menos exige dinero por teléfono', advirtió una congresista de Nueva York.
Foto: EDLP. Mariela Lombard

NUEVA YORK — Si usted recibe una llamada indicándole que es del Departamento de Inmigración, cuelgue inmediatamente porque pudiera estar a punto de ser víctima de una estafa telefónica cuyo objetivo es la comunidad inmigrante.

La estafa consiste en realizar las llamadas usando nombres y números de teléfonos ficticios, que aparecen en el identificador de llamadas de la víctima, con el fin de atraerlo para que conteste.

Una vez que la víctima responde, el estafador se identifica como empleado del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), tratando de sacarle información personal, tal como el número de seguro social, de la residencia o del pasaporte, para después proceder a pedir dinero para arreglarle supuestos problemas con el récord de inmigración.

En la mayoría de las veces esgrimiendo una amenaza de deportación si no accede a hacer el pago.

“Si una persona recibe una llamada de alguien que dice que es del Departamento de Inmigración, no debe proveer ningún tipo de información y si le pide dinero debe colgar inmediatamente”, dijo la congresista Grace Meng que emitió el alerta.

“La gente debe saber que USCIS nunca llama, ni pide información personal y menos exige dinero por teléfono” recalcó Meng, que introdujo —en diciembre pasado— la ley contra engaño a fin de acabar con la suplantación de identidad, que es ampliamente utilizada por los estafadores. Así como los vendedores telefónicos sin escrúpulos, que utilizan la tecnología para ocultar su número e identidad para hacer que sus llamadas parezcan legítimas.

El proyecto de ley de la congresista quiere endurecer la Ley de Veracidad –en el uso del identificador de llamadas- para asegurarse de que las sanciones se impongan a todos aquellos que utilizan este dispositivo telefónico para ocultarse a sí mismos, con el fin de obtener información personal o financiera de un individuo.