Incontinencia urinaria es más frecuente en mujeres

Se trata de un problema médico que acarrea limitaciones en el ámbito personal
Incontinencia urinaria es más frecuente en mujeres
La mujer que sufre de incontinencia urinaria se siente incómoda y tiende a aislarse.
Foto: Archivo

Guadalajara – El experto en Uroginecología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Jalisco, René Márquez Allegre, afirmó que la incontinencia urinaria es un problema que, sobre todo en las mujeres, acarrea limitaciones importantes en el ámbito personal, social, familiar y laboral.

El especialista del IMSS señaló que es la diabetes y la tan arraigada como frecuente costumbre de aguantar las ganas de orinar, las causas que más abonan a esta afección.

El médico, quien encabeza el servicio de Urodinamia en el Hospital de Ginecoobstetricia del Instituto en el estado, dijo que desde jóvenes hasta en la tercera edad, las mujeres presentan en menor o mayor grado el problema de la incontinencia urinaria.

Explicó que el síntoma clásico de este padecimiento es la pérdida de orina ante esfuerzos como reír, toser, correr o levantar objetos pesados, por mencionar algunas circunstancias, y comentó que cuando padece incontinencia urinaria, la mujer tiende a aislarse.

“Se siente incómoda, porque piensa que siempre huele a orina y porque debe usar toallas, o incluso le angustia el no contar con un baño cercano cuando está fuera de casa, por lo que prefiere no salir”, recalcó.

Asimismo, mencionó que hay casos en que durante las relaciones sexuales tiene pérdida de orina y esto le produce también incomodidad, por lo que prefiere evitar este tipo de contacto, redundando en problemas con su pareja.

Indicó que la diabetes mellitus, debido al daño que causa en el sistema nervioso, es un precursor importante de la enfermedad, ya que la vejiga tiene terminaciones nerviosas que, por un mal control de la glucosa en sangre, se alteran en su estructura y por lo mismo se pierde sensibilidad, la paciente no siente que su vejiga está llena.

Márquez Allegre informó que aunque estas dos situaciones: aguantar las ganas de orinar y diabetes, son los principales detonantes de incontinencia urinaria, hay otras causas, como la edad y los cambios hormonales.

El médico dijo que la mujer que sufra de incontinencia, debe someterse a estudios como cistoscopía, uretroestorcopía, uroflujometría y urodinamia multicanal, que posibilitan establecer con toda precisión el origen de la incontinencia, y con esto se ha conseguido evitar hasta en un 40% la necesidad de operar.

En algunos casos, con un llamado tratamiento conductual, en el que se asesora a la paciente en ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico, y en algunas maniobras para toser o estornudar, se consiguen muy buenos resultados, “cuando el problema de la incontinencia es únicamente de esfuerzo”.

Sin embargo, dijo, en aquellas en que se encuentran otras causas, sobre todo cuando ya tuvieron una cirugía previa por prolapso vesical o vejiga caída, el estudio es fundamental, el cual es prolongado, de alrededor de una hora y media.

Destacó que en la mayoría de los casos, las pacientes atendidas en la unidad a su cargo, se ubican en los 45 años y de ahí en adelante, hasta los 80 años en promedio, son sometidas a este estudio.

Añadió que aunque este estudio es muy efectivo, lo mejor es procurar evitar llegar a presentar incontinencia y esto se consigue en buena medida, evitando esa mala costumbre de aguantar las ganas de orinar, pero también, en el caso de las diabéticas, llevando un buen control de su enfermedad.