Reconocen veteranos discriminados

Washington/EFE — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condecorará con la Medalla de Honor a 24 veteranos del Ejército, entre ellos 17 hispanos, a los que no se les había concedido la distinción por prejuicios raciales.

Obama impondrá estas medallas el próximo 18 de marzo, la mayoría con carácter póstumo, en reconocimiento al valor que esos soldados demostraron durante las operaciones de combate en la II Guerra Mundial, la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam, informó ayer la Casa Blanca en un comunicado.

Todos ellos ya habían sido reconocidos previamente con la concesión de la Cruz del Servicio Distinguido, la segunda más alta condecoración militar de la nación por detrás de la Medalla de Honor, pero sus historiales fueron revisados y se decidió otorgarles el mayor de los honores.

En 2002, el Congreso, a través de la Ley de Autorización de Defensa, pidió una revisión de los registros de veteranos de guerra estadounidenses de origen hispano y judío que habían participado en esos tres conflictos para reconocer a aquellos que merecieran la Medalla de Honor y se les hubiese negado por su origen racial.

De los 24 soldados a los que Obama impondrá el galardón, solo tres viven: el especialista Santiago J. Erevia, el sargento Melvin Morris y el sargento de primera José Rodela, los cuales sirvieron en la Guerra de Vietnam.

Durante la revisión, los investigadores encontraron registros de soldados que, sin ser judíos o hispanos, también hubieran merecido el ascenso en la distinción, por lo que el estatuto fue ampliado para incluir a veteranos de otros orígenes.