Mi hija se merece lo mejor

He escuchado un montón de retórica acerca de la historia de dos ciudades, pero me pregunto si estos políticos comprenden las preocupaciones de la gente como yo: Poder enviar a mis hijas a una escuela de alta calidad que proporcione una excelente educación para que puedan tener acceso a una educación universitaria y a mejores posibilidades de las que yo he tenido.

Mi historia no es muy diferente a la mayoría de los padres. Trabajo hasta tarde y al final de mi turno me apresuro a casa para revisar los deberes y luego llevar a mis hijas a la escuela Girls Prep Bronx. No importa lo agotado que estoy del trabajo, llevarlas a una gran escuela cada día es uno de mis mayores logros. Esta es una oportunidad que no tenía cuando era un niño.

En camino a casa después de dejar a mis hijas en la escuela, he comenzado a preocuparme de que su escuela podría cerrar debido a la demanda dirigida a las escuelas charter empujada por la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito. Si esta demanda tiene éxito, mi hija y sus amigas, quienes asisten al quinto grado, no tendrán la opción de continuar recibiendo una educación de alta calidad como la que reciben en Girls Prep Bronx.

Para colmo, ya pasó la fecha para seleccionar una nueva escuela. Ella va a ser forzada a inscribirse a una escuela intermedia zonal en el sur de El Bronx, donde menos del 10% de los estudiantes aprobaron el examen estatal de matemáticas el año pasado.

Es como decirle a mi hija que la puerta de la oportunidad se ha cerrado para ella, porque no podemos darnos el lujo de mudarnos a un barrio que cuente con buenas escuelas.

La realidad es que hay 70,000 niños que van a escuelas públicas charter y otros 50,000 se encuentran en las listas de espera, y no deben ser usados como peones políticos. Si los políticos quieren hacer las cosas bien y cerrar la brecha entre los que tienen y los desposeídos, les insto a que apoyen a los padres como yo, que tengo una opción dónde enviar a mis hijas a la escuela.

Por el bien de mi hija y otros padres como yo, que viven en comunidades en las que tenemos acceso limitado a mejores escuelas para educar a nuestros hijos, invito a la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, a visitar la escuela de mis hijas para que pueda ver de primera mano la promesa en los ojos de mi hija y de sus amigas.

Quiero que la presidenta y sus colegas luchen por mejores escuelas sin importar si es una escuela del distrito o charter. El primer paso es retirar esta demanda y defender el derecho a opciones educativas excelentes para los padres como yo.