Cuomo rescata cupones de alimentos en NY

El Gobierno de Nueva York planea incrementar las ayudas para calefacción a hogares donde ese gasto está incluido en la renta para que sigan cualificando al programa
Sigue a El Diario NY en Facebook
Cuomo rescata cupones de alimentos en NY
La maniobra de Cuomo permite que muchas familias no noten el segundo recorte de los cupones en menos de cuatro meses.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

Nueva York– Lo que la Ley Agrícola del 7 de febrero quitó a Nueva York, millones de dólares para financiar los cupones de comida, el gobernador Andrew Cuomo, quiere reponer.

El gobernador ha tomado medidas para mantener los, aproximadamente, $457 millones anuales del Programa de Suplemento de Asistencia Nutricional (SNAP, en su sigla en inglés, o cupones de comida en su acepción más popular) que recibían unos 300,000 hogares del estado antes de la Ley Agrícola.

Esta ley, que fue aprobada por el Congreso a primeros de mes, eliminaba un vacío legal que permitía a algunos estados en los que el coste de vida es más elevado que en el resto del país, incluir cupones de comida para hogares que recibieran una mínima cantidad de ayuda para calefacción. Este incentivo a la calefacción ha de ser más elevada para poder recibir los cupones.

El plan del Gobierno de Nueva York es incrementar las ayudas a los pagos de calefacción a hogares donde este gasto está incluido en la renta, para que aún así sigan cualificando para recibir los cupones de comida a cargo del presupuesto federal. El estado destinará unos seis millones de dólares en financiación adicional de asistencia de calefacción a hogares de bajos recursos con este objetivo.

“El estado de Nueva York da un paso adelante para ayudar a las familias necesitadas que están perdiendo una asistencia vital alimenticia por que Washington quiere recortar el programa SNAP”, dijo el gobernador. “Estos recortes federales complican la tarea de poner comida en las mesas a las familias más vulnerables”, afirmó Cuomo en un comunicado.

Los recortes de los cupones de comida de la última Ley Agrícola afectan a 17 estados del país pero desproporcionadamente a Nueva York. Esta decisión de Washington además se une a una anterior en noviembre de 2013 que ya supuso un severo recorte en estas ayudas de alimentos.

Desde entonces, el número de visitantes a las despensas de alimentos y soup kitchens se disparó y casi la mitad de estos establecimientos se quedaron sin alimentos.

En el Food Bank de Nueva York se explicaba, antes de que Cuomo articulase esta solución, que los recortes al estatuto supondrían entre 76 y 100 millones de comidas menos para las familias necesitadas. Es un número que el mayor banco de alimentos del país no puede compensar con sus donaciones. La mayor parte de quienes acuden a las despensas de alimentos donados y reciben cupones de comida, que apenas llegan para todo el mes, son trabajadores cuyos sueldos no llegan para sostener a sus familias. Forman parte de los llamados “working poor”, o trabajadores pobres.