Reclamo mexicano por niño maltratado en Puerto Rico

A través de una carta pública, familiares del menor Irvin Gael Lecona López denuncian chantajes, estafas, abusos y amenazas
Reclamo mexicano por niño maltratado en Puerto Rico
Irvin Gael Lecona López, derecha, recibe terapias mientras que su padrastro y su madre enfrentan el peso de la justicia.
Foto: Archivo

San Juan, 3 mar – La familia mexicana de Irvin Gael Lecona López, el niño de seis años hallado moribundo en el occidental pueblo de Rincón, en Puerto Rico, el pasado 26 de agosto, denunció a través de una carta pública chantajes, estafas, abusos y amenazas por parte de Javier Alvarez Luciano, el padrastro del menor y que fue hallado culpable de tentativa de asesinato, maltrato y violación a la Ley de Armas.

En la carta, la familia de Yaneli Lecona López, la madre del niño, señala que “llevamos seis meses en silencio ante todos ustedes, ya que decidimos como familia, procesar todo este profundo sufrimiento en la intimidad y seno de nuestro hogar. Nuestra impotencia de no poder abrazar a nuestro nieto Irvin Gael Lecona López y a nuestra hija nos causó un profundo dolor”.

Añade que tanto la mujer como su hijo fueron víctimas de “atrocidades” por parte de Alvarez Luciano y que hoy “podemos hablar y denunciar públicamente que todos en nuestra familia fuimos víctimas del señor Alvarez, quien nos extorsionaba y chantajeaba”.

“Algunas de las mentiras y chantajes al que fuimos sujetos por este señor fue que se hacía pasar por empleado del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, siglas en inglés) e incluso nos estafó económicamente”, sostuvo la familia.

Además, la misiva denuncia que “entre las cosas que hacía era que no nos permitía comunicarnos con nuestra hija libremente y las veces que pudimos hacerlo al principio que llegó a Puerto Rico, en mayo del 2013, era por medio de alta voz y en presencia de él, escuchando nosotros cuando él le decía a nuestra hija que colgara la llamada”.

“Posteriormente recibimos llamadas de él diciéndonos que no soportaba al niño, que teníamos que enviarle $5,000 dólares si queríamos ver al niño. Dimos parte a las autoridades en Puerto Rico. Toda esta evidencia la tienen los tribunales en Puerto Rico. Deseamos poder llegar lo más pronto posible para poder testificar en el caso que tienen contra nuestra hija, la que sufrió violencia doméstica, abusos físicos y aparenta ser que se restringía la libertad de nuestra hija”, manifiesta la familia.

Igualmente, declara que “desde que se apareció el señor Javier Alvarez Luciano en nuestras vidas fue solo para traernos problemas y malestar a la familia, primero al alejarnos de nuestra hija, así como después de nuestro nieto. Todo a base de mentiras y calumnias. Nos habíamos mantenido al margen y no nos habíamos manifestado sobre este asunto por petición de las autoridades y asesores para no obstruir las investigaciones que llevaba el caso”.

Asimismo, la famiia se mostró indignada “por las difamaciones totalmente falsas realizadas por el abogado defensor (Hilton García) en relación a un supuesto abuso contra nuestro nieto de nuestra parte. Quien quiera que le haya dicho eso está mintiendo. No podemos pensar otra cosa que no sea que todo esto fue obra del señor Javier Álvarez Luciano porque no respondíamos a sus peticiones”.

El pasado 28 de febrero un jurado halló culpable por unanimidad a Álvarez Luciano por los tres cargos que pesaban en su contra en el caso de maltrato contra su hijastro de seis años en Rincón.

Por los hechos, que ocurrieron el 26 de agosto de 2013, cuando el niño fue encontrado moribundo dentro del cilindro de una lavadora en la playa La Mojonera, en Rincón, enfrenta juicio a partir de este lunes la madre del menor, identificada como Yaneli Lecona López.

La secretaria de la Familia, Idalia Colón Rondón, en referencia al veredicto, señaló que “es uno que le hace justicia a este menor, quien fue víctima de un patrón de maltrato hasta llevarlo al borde de la muerte. El que este menor esté vivo, tras el brutal ataque del que fue objeto, debe servir para unir a nuestro pueblo en un solo deseo de que crímenes como este no se repitan. El maltrato de menores debe ser condenado y denunciado por quienes conozcan de actos de este tipo”.

“Afortunadamente, este menor se ha ido recuperando físicamente. Pero, como imaginarán, este aún no se ha restablecido de las heridas emocionales que le causó el patrón de maltrato al que fue sometido. Sin embargo, estoy confiada en que, poco a poco, por el amor que recibe de todos los que lo cuidan y velan por él, saldrá adelante”, indicó la secretaria.

El Departamento de la Familia ostenta la custodia provisional del menor desde el 26 de agosto de 2013. Este continuará recibiendo su plan de terapias y servicios, así como todas las atenciones necesarias por parte de la agencia que contribuyan a mejorar y restablecer su bienestar físico y emocional.