Cuomo y De Blasio se enfrentan por educación en NY

Mientras el gobernador apoyaba una marcha, en Albany, a favor de las escuelas charter a las que De Blasio limitó sus permisos, éste último abogaba por la ampliación de la educación preescolar
Cuomo y De Blasio se enfrentan por educación en NY
El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio (izq.), y el gobernador Andrew Cuomo encabezaron dos manifestaciones en la capital del estado con temas en contra.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — Albany fue escenario de batalla ayer de los dos asuntos que marcan la actualidad educativa en Nueva York, y que tienen divididos a la Alcaldía y al Gobierno estatal: el Pre-K universal y las escuelas charter.

Miles de padres, alumnos y profesores de escuelas charter de Nueva York se manifestaron en las calles de la capital estatal para reclamar la expansión de estos centros.

El gobernador Andrew Cuomo se unió a los manifestantes, que protestaron la reciente decisión del alcalde Bill de Blasio de bloquear el permiso otorgado por la administración Bloomberg para que tres charter de El Bronx puedan utilizar espacio de escuelas públicas.

“Nos han dejado sin un hogar, y eso es muy triste cuando somos una de las escuelas con mejores resultados de todo el estado”, dijo William Loskoch, director de uno de estos centros.

De Blasio ha declarado en repetidas ocasiones que las escuelas charter, que son financiadas de manera privada, recibieron un trato preferencial del exalcalde Bloomberg, cuando sólo acogen al 5% de los estudiantes de la ciudad.

Cuomo animó a los congregados asegurando que “salvaremos a las escuelas charter y ustedes nos ayudarán estando aquí hoy (por ayer)”. El gobernador refrendó su compromiso para que este tipo de centros puedan tener la capacidad financiera, el espacio físico y el apoyo gubernamental para crecer y prosperar.

A escasa distancia y prácticamente al mismo tiempo, De Blasio tomó parte también en otro rally para impulsar su plan de expandir la educación preescolar en la ciudad y financiarlo a través de un alza de impuestos a los que reciben más de $500,000 al año, lo que necesita ser aprobado por el Gobierno estatal.

“Necesitamos el último empujón para llegar a nuestro objetivo”, destacó el alcalde a un millar de personas congregadas. “Necesitamos esto para nuestros hijos ahora”.

Para lograr esta meta, el alcalde se enfrenta a la oposición del líder de la mayoría del Senado estatal, el republicano Dean Skelos, que ayer declaró de nuevo que “la subida de impuestos no formará parte de nuestro presupuesto”.

La presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, presentó ayer en Albany la agenda de peticiones presupuestarias y legislativas al Gobierno estatal, que incluye la aprobación del DREAM Act, la subida del salario mínimo y una reforma electoral municipal para ahorrar costes.

“Estas prioridades reflejan los valores y los principios del Concejo de Nueva York”, declaró Mark-Viverito. “Anticipo un diálogo constructivo con los legisladores estatales sobre los asuntos a los que se enfrentan las familias neoyorquinas”.

El Concejo apoya una medida legislativa para eliminar las segundas vueltas en las elecciones municipales, y así ahorrar costes. La idea es que los ciudadanos, a la hora de votar, pongan en la papeleta a todos los candidatos a puestos municipales en orden de preferencia, en lugar de elegir sólo a uno.

Esto evitaría que se tuviesen que celebrar segundas elecciones, como ocurrió en la última contienda electoral por la Defensoría del Pueblo entre Letitia James y Daniel Dromm.

El organismo también reclama la aprobación definitiva del DREAM Act para que todos los estudiantes neoyorquinos puedan acceder a ayuda financiera, independientemente de su situación migratoria. La Asamblea Estatal ya dio su visto bueno al proyecto de ley, la semana pasada, y ahora espera votación en el Senado.

Otras peticiones incluyen la autorización para subir impuestos a los ricos para financiar el Pre-K universal, extensión de créditos de impuestos para ayudar a pequeños negocios, ayuda financiera estatal para vivienda pública y la restauración de los recortes presupuestarios a la universidad pública (CUNY).