Aumentan casos de sarampión en la Ciudad de Nueva York

Con la identificación de tres nuevos casos, se eleva a 19 el número de enfermos en la ciudad
Aumentan casos de sarampión en la Ciudad de Nueva York
Luego del tercer o cuarto día de la infección, la persona desarrolla una erupción en casi todo el cuerpo.
Foto: Archivo

Nueva York – Las autoridades de salud de Nueva York informaron este martes que se han identificado tres nuevos casos de sarampión en la ciudad, con lo que se eleva a 19 el número de personas afectadas por esta enfermedad altamente contagiosa.

El Departamento de Salud de Nueva York dijo que los tres nuevos casos, y los 16 reportados la semana pasada, se han identificado en vecindarios de Manhattan, Brooklyn y El Bronx. Sin embargo, el brote se ha centrado en el Norte de Manhattan.

De los enfermos reportados, 10 son adultos y nueve son casos pediátricos. Las edades de los pacientes van desde los tres meses hasta los 63 años. Se informó además que ha habido cinco hospitalizaciones como resultado del brote.

“El sarampión es un virus agudo, que es altamente contagioso para individuos que no tienen inmunidad. La enfermedad comienza con fiebre que lentamente se va elevando y está asociada con moqueo de la nariz, tos y enrojecimiento de los ojos. Luego, en el tercer o cuarto día, se desarrolla una erupción”, dijo el doctor Nathan Litman, jefe de Enfermedades Infecciosas Pediátricas del Hospital de Niños Montefiore, en El Bronx.

La erupción característica de esta enfermedad comienza usualmente en la cara y luego se extiende al cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Se estima que una de cada tres personas con sarampión desarrolla complicaciones, las cuales pueden ser graves y requerirán hospitalización, especialmente en los niños.

“Las complicaciones incluyen neumonía e inflamación cerebral. Para esto último no hay tratamiento y los niños pueden sufrir problemas neurológicos. También los infantes pueden presentar diarrea, lo que puede requerir hospitalización por deshidratación”, explicó Litman.

El pediatra acotó que los niños menores de un año, las personas con un sistema inmunológico débil y las mujeres embarazadas están en mayor riesgo de complicaciones y muertes.

No existe un tratamiento específico para el sarampión y la única manera de prevenir la enfermedad es administrando la vacuna SPR (Sarampión, Paperas y Rubéola).

“Cualquier niño mayor de 12 meses, que no haya recibido aún la vacuna SPR, debe ser llevado a su médico lo más pronto posible para recibir la primera dosis de esa inmunización”, recomendó el doctor Litman.

Si su niño ya está grande, y usted no se acuerda si ha sido vacunado, Litman sugirió que consulte con su pediatra. “Si se trata de un doctor nuevo, el mismo puede consultar en el Registro de Vacunaciones de la Ciudad, en donde están todos los récords de las inmunizaciones administradas a los infantes que residen en Nueva York”.

Se requieren dos dosis de la vacuna contra el sarampión para ser inmune a la infección. Por lo general, los niños deben recibir la segunda vacuna entre los 4 y 6 años, antes de empezar a asistir a la escuela.

Para localizar un lugar donde puede recibir la vacuna llame al número 311.

Las personas que contraen el sarampión pueden transmitir la infección cuatro días antes de desarrollar la erupción, y durante cuatro días después de que aparezca la erupción.

“Es un virus que se transmite fácilmente a través del aire mediante pequeñas gotas (cuando alguien tose o estornuda) y que pueden permanecer en el aire hasta dos horas. Incluso el estar dentro de una habitación en la que había estado un paciente con sarampión, puede exponer a alguien que sea susceptible a la enfermedad”, explicó el doctor Richard Stone, director médico del Metropolitan Hospital Center, en Manhattan.

Si usted sospecha que tiene sarampión, llame a su doctor cuanto antes y describa sus síntomas antes de salir de casa para evitar exponer a otras personas al virus. Si cree que su hijo está enfermo no lo envíe a la escuela bajo ninguna circunstancia.

“Si va a la sala de emergencia de un hospital, debe informarle al personal médico de inmediato para que tome las medidas de precaución, lo aíslen y prevengan la infección de otros paciente en el área”, aconsejó el doctor Stone, quien también es pediatra.