No repuntan las ventas del Mazda 3

El Mazda3 es tan importante para la marca como para sus concesionarios que ven en él una luz en el camino de la automotriz.

Guía de Regalos

No repuntan las ventas del Mazda 3
El Mazda 3 se produce en México.
Foto: Mazda

El Mazda3 ha acumulado elogios como la elección de los entusiastas de la conducción en el segmento de los compactos, ya que el modelo rediseñado del 2014 salió a la venta el pasado otoño. Muchos analistas lo ven como el mejor auto del año a nivel mundial. Pero sus números de ventas cuentan una historia diferente.

Las ventas han caído todos los meses desde agosto, con un volumen de 27 por ciento en los dos primeros meses del año. Esta es una preocupante situación para un carro que ha sido durante mucho tiempo el modelo más vendido de Mazda y un elemento clave para su rentabilidad.

Mazda es un pequeño fabricante de automóviles independiente, que ha adoptado una estrategia de precios a corto plazo sigue siendo especialmente vulnerable a los caprichos de los jugadores más grandes en el mercado, como Toyota, Honda y Nissan.

La estrategia de Mazda de limitar los incentivos para maximizar los precios de transacción y los beneficios, se ha encontrado con una fuerza más grande, una batalla por la supremacía de los compactos entre el Toyota Corolla y el Honda Civic.

El Mazda3 rediseñado salió a la venta alrededor del mismo tiempo que el Corolla rediseñado. Mientras que el Mazda3 atrajo un mayor tráfico de compras en línea de los consumidores, cuando estos se acercan a una decisión de compra, muchos compradores optaron por comprar el Corolla en cambio, por su historia y fiabilidad.

Para junio, la nueva planta de Mazda en México estará produciendo 10,000 Mazda 3 por mes, siendo gran parte de que la producción destinada al mercado de Estados Unidos, y a menos que repunten sus ventas, los distribuidores verán sus lotes atascados.

Mazda está en el punto en que tiene que ir al mercado y encontrar la manera de vender estos autos, o les será difícil repuntar sus números en Estados Unidos.

¿Por qué no apuntan fuerte al mercado hispano? ¿Más si el auto se construye en México? Esa respuesta la tienen los directivos de Mazda. Sus productos son buenos, pero su estrategia de marketing está fallando.