Ozzie Guillén “no ve luz al final del túnel” en Venezuela

Ante la crisis que vive su país, el ahora comentarista deportivo dijo que urge una solución
Ozzie Guillén “no ve luz al final del túnel” en Venezuela
Guillén considera que en las Grandes Ligas se necesitan más manejadores latinos.
Foto: Getty Images

NUEVA YORK — Su especialidad son los batazos pero a la hora de pensar en su equipo favorito para ganar la Copa del Mundo en Brasil, el exbeisbolista venezolano Oswaldo “Ozzie” Guillén piensa con un corazón partido en al menos tres pedazos.

“Yo tengo dos, bueno, tres equipos favoritos: Colombia, México y España”, comentó. “España porque adoro al equipo y a Madrid, pero yo no soy madridista. Colombia porque tengo un cariño por Colombia bastante personal. Si Falcao regresa, me gustaría que ganara porque somos panas. Pero si vamos a la casa, tengo muchos mexicanos en Chicago, y tengo que irle a México”.

Eso fue un poco de lo que el exdirigente de los Chicago White Sox, a quienes condujo a ganar la Serie Mundial de 2005, compartió ayer con periodistas en una teleconferencia a unos días de que comience la temporada de Grandes Ligas y él inicie una campaña más como analista para la cadena deportiva ESPN.

Además de haberse destacado como jugador, coach y dirigente, Guillén también se ha dado a conocer por expresar francamente sus puntos de vista. Ante la situación que vive su país, Venezuela, el ahora comentarista deportivo dijo que urge una solución, aunque Grandes Ligas poco pueden hacer para intervenir.

“Las Grandes Ligas tiene las manos atadas; siempre se han lavado las manos para no involucrarse en cosas de política en nuestros países, cosa que veo correcta porque el béisbol no tiene que ver mucho con política”, subrayó.

Sin embargo, aseguró que lo que se necesita es que la comunidad global se involucre para encontrar una solución a la tensión social y política que vive el país desde hace más de un mes.

“Más bien, el Gobierno de Estados Unidos debería ayudar, no meterse dentro de los países de nosotros, pero tratar de ayudar que las cosas se solucionen”, acotó. “En mi país estamos desesperados porque haya una solución bastante rápida a lo que está pasando. Muertes lamentables, no sabemos de quién es la culpa. Nosotros los venezolanos no estamos pidiendo que saquen a nadie. Sino que nos ayuden a mejorar la situación de nuestro país. Pero yo no veo la luz al final del túnel”.

Suficiente de política, porque también atañe la pelota. Aunque aseguró que se encuentra muy a gusto con su trabajo actual, dejó entrever que le gustaría volver a dirigir en la Gran Carpa, lo que no hace desde 2012 cuando los Marlins de Miami lo dejaron ir a pesar de que le quedaban tres años de contrato.

“Yo creo que en el futuro pueden venir ofertas como dirigente de un equipo o en un par de años como coach de cualquier posición, de tercera, de primera, de lo que necesiten”, manifestó. “No lo he extrañado como pensé que lo iba a hacer”.

Su ausencia en el timón de un equipo se siente en una liga en la que apenas se cuentan dos manejadores de origen latino: Fredi González, cubano que entra en su cuarta temporada con los Atlanta Braves, y Rich Rentería, el mexicano-estadounidense que llegó al mando de los Chicago Cubs durante la temporada muerta.

“Es algo que me impresiona, porque yo creo que entre más peloteros (latinos) hay deberían de tener más entrenadores latinos”, indicó. “La presencia de un coach latino ayuda. Es un apoyo personal. No solamente para enseñar el juego, sino fuera del terreno es muy importante. Esperemos que los equipos tengan en cuenta eso y den nuevas oportunidades”.

Para el día inaugural de la temporada pasada, el 28% de los jugadores en Grandes Ligas nacieron fuera de Estados Unidos, 241 de 856 peloteros.

Guillén dijo que la de Rentería será una labor de paciencia en los Cubs, equipos que no gana una Serie Mundial desde 1908, sequía que podría prolongarse un año más al ser los del Norte de Chicago una franquicia en reconstrucción, dijo Guillén.

“El conoce a la gerencia y eso es muy importante. Está en una ciudad difícil, desesperada por ganar. Hay que llevar las cosas con paciencia. El es un hombre que sabe y le gusta enseñar, y eso es bueno porque tiene un equipo bastante joven”, puntualizó.

Equipo favorito a ganar la Serie Mundial

Sinceramente, los favoritos para mí son los Dodgers; deberían estar en la Serie Mundial porque están completos y tienen sus fundamentos positivos. El picheo es la mejor rotación del béisbol y eso ayuda. Su ofensiva es bastante buena también. Habrá que ver cómo le sentó un año de experiencia a Yasiel Puig.

¿Cómo ve a los Yankees?

Yankees va a superar lo que hicieron el año pasado. Sigue en el aire saber cómo va a estar (Derek) Jeter, no tienen tercera base, ver cómo va a estar el picheo abridor. No se puede decir cuántos juegos van a ganar. Creo que las adquisiciones de (Jacoby) Ellsbury y (Carlos) Beltrán le dan fuerza a ese equipo.

¿Repetirá Boston?

Boston va a estar peleando como en los últimos años. El obstáculo más grande que tienen para volver a llegar serán las lesiones. Jake Peavey es una pieza clave en su picheo y lo deben mantener sano. David Ortiz se encuentra en muy buenas condiciones y ya sacó su contrato. Van a extrañar un poquito a Ellsbury, pero tienen buena chance.