Asocian al bullying auge de suicidios de menores en NYC

En las últimas siete semanas, al menos 10 estudiantes se han quitado la vida en la ciudad
Asocian al bullying auge de suicidios de menores en NYC
Las redes sociales multiplican los efectos del bullying, según expertos.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — Expertos dicen que el auge del “bullying” (acoso escolar) y especialmente del “cyberbullying” (acoso mediante nuevas tecnologías) puede estar detrás del número alarmante de suicidios de estudiantes neoyorquinos que se está produciendo desde principios de año.

En las últimas siete semanas, al menos 10 estudiantes se han suicidado en la Ciudad de Nueva York, según reconoció la canciller de educación, Carmen Fariña, en una reunión privada con nuevos directores escolares la semana pasada.

El Departamento de Educación no ha hecho públicos los nombres de los fallecidos ni las circunstancias detrás de los sucesos, más allá de precisar que ocurrieron fuera de centros escolares.

El único caso que ha trascendido es el de Jayah Ram Jackson, una niña de 15 años que se lanzó en febrero desde la azotea del edificio de su abuela en Manhattan.

Ram Jackson, que supuestamente tenía problemas psicológicos, escribió en foros de internet que había sufrido presiones de compañeros para suicidarse.

“El bullying siempre ha existido, pero el problema es que internet y las redes sociales lo han aumentado y extendido”, dijo Evelyn Rodríguez, directora de programas escolares (GPS) del Comité de Niños y Familias Hispanas (CHCF). “Lo malo es que el cyberbullying es difícil de monitorear por padres y profesores porque no ocurre delante de ellos, sino por medio de una computadora o un celular”.

La doctora Celia Blumenthal, especialista en psiquiatría de adolescentes en el hospital Mount Sinai de Manhattan, indicó que los efectos del acoso escolar en un estudiante se pueden volver absolutamente insoportables, tal como le han transmitido muchos de sus pacientes.

De acuerdo a Blumenthal, un adolescente, cuando se despega de su familia para buscar su propia identidad, necesita pertenecer a un grupo para sentirse seguro.

“Si el grupo de compañeros lo rechaza o lo acosa por ser diferente, la sensación de aislamiento puede ser enorme”, explicó la experta. “Y luego el problema es que los adolescentes son muy impulsivos porque tienen la parte racional del cerebro aún no del todo desarrollada, por lo que les puede venir a la cabeza la idea del suicidio y cometerlo sin pensárselo dos veces”.

Blumenthal agregó que las redes sociales multiplican los efectos del bullying porque el acosador no ve las reacciones de su víctima, por lo que no siente empatía y se vuelve más cruel.

Las adolescentes latinas neoyorquinas parecen estar especialmente en riesgo. Un reporte del Centro de Control de Enfermedades (CDC) reveló que una de cada nueve adolescentes hispanas intentó suicidarse en Nueva York en 2011. No hay datos más recientes que indiquen si esta tendencia ha variado.

Danielle Guindo, vicepresidenta de programas de CHCF, pidió al Departamento de Educación que destine más recursos para atajar la ola de suicidios. 66 jóvenes entre 10 y 24 años se suicidaron en la ciudad el año pasado, lo que supuso un aumento por tercer año consecutivo.

“Las escuelas están superpobladas y sus profesores y directores demasiado agobiados con la implementación del nuevo sistema educativo Common Core, por lo que se descuida la parte emocional de los alumnos”, señaló Guindo. “Se necesitan más consejeros, trabajadores sociales, mediadores, y también más asociaciones con organizaciones comunitarias que ayuden en el apoyo emocional de los estudiantes”.

Consejos a los padres para evitar aislamiento y tendencias suicidas en sus hijos:

1. Deben establecer un vínculo emocional con sus hijos desde edad temprana y tratar de mantenerlo, porque una vez llegan a la adolescencia puede ser ya muy tarde para establecerlo.

2. Para ellos es muy importante, aunque las obligaciones laborales lo pongan difícil, pasar el mayor tiempo posible con ellos.

3. Es conveniente cenar juntos y tener al menos una conversación con ellos al día en la que no haya por medio una pantalla de computadora o de celular. Esto permite que haya una conexión mayor entre padres e hijos y que los repentinos cambios anímicos o de carácter sean mucho más fáciles de detectar, que son los primeros indicios de que algo puede ir mal.

– Fuentes: Dra. Celia Blumenthal (Mt. Sinai Adolescente Health Center) y Comité de Niños y Familias Hispanas (CHCF)

El Gobierno federal puso en marcha la página web www.stopbullying.gov que ofrece recursos en inglés y en español para padres y menores sobre cómo lidiar con el bullying y el cyberbullying.