Piden $40 millones por muerte en explosión de El Barrio

Familia de la puertorriqueña Griselde Camacho, de 45 años, presenta reclamo ante la Ciudad de NY
Piden $40 millones por muerte en explosión de El Barrio
Más de 60 personas quedaron sin hogar tras el incidente.
Foto: Archivo

Carmen Quiñones, madre de la puertorriqueña Griselde Camacho, de 45 años, presentó ayer dos demandas a la división legal de la Ciudad de Nueva York, una por la muerte de su hija y la otra por las heridas que sufrió en la explosión y que la mantienen en un hospital de Manhattan, informó su abogado David Lesch.

El monto de la reclamación asciende a $40 millones. La mujer exige, además, que se le restituya todo lo que perdió en el incidente, provocado por una fuga de gas.

De otra parte, se informó que el adolescente de origen mexicano Oscar Hernández continúa en estado crítico, pero estable, a tres semanas de la explosión en El Barrio hispano de Harlem. Sus médicos dijeron que confían en su recuperación.

Su padre Cecilio Hernández, que perdió a su esposa e hija de 21 años en la explosión de gas que derrumbó dos edificios, agradeció a todos los que les han apoyado y orado por la recuperación de su hijo, que con la explosión sufrió fracturas de ambas piernas y columna vertebral, y daños al hígado, de acuerdo con su médico, Arthur Cooper.

El menor, del que no se ha separado su padre, sufrió además quemaduras en más del 50% de su cuerpo, y ya ha sido intervenido quirúrgicamente en tres ocasiones.

De acuerdo con el Dr. Cooper, jefe de traumatología del Hospital de Harlem, el joven se salvó gracias a que un policía le llevó de inmediato a esa institución de salud y que se le brindó la ayuda médica que necesitaba con rapidez.

“Hernández (padre) es el más importante miembro de nuestro equipo. El está haciendo un trabajo magnífico apoyando a su hijo. Sin esa clase de amor y apoyo los milagros están muy lejos de suceder“, aseguró el médico, quien confía que joven pueda volver a realizar sus actividades normales una vez se recupere.

Indicó además que esperan que el adolescente pueda disfrutar de parte del verano en su hogar.