Lanzan editorial en español

Lanzan editorial en español
Los venezolanos Asdrúbal Hernández y María Angélica García apuestan por la buena literatura.
Foto: Cortesía Sudaquia Editores

Nueva York — Tiempo atrás la Premio Cervantes 2013 Elena Poniatowska lanzó un SOS para salvar los libros y la cultura, una tarea que todos debemos acunar.

Con esa idea, para muchos quijotesca, tras un minucioso estudio de mercado y calculando el estado de la industria editorial en español en Estados Unidos, en noviembre de 2011 dos emprendedores venezolanos decidieron lanzar Sudaquia Editores.

El sello, con sede en Nueva York, propone ser un punto de encuentro para escritores hispanohablantes que no necesariamente encajan dentro de los intereses de las editoriales tradicionales de Estados Unidos. Considerando que la industria del libro está, como dicen en el boxeo, contra las cuerdas, la apuesta es arriesgada y valiente, y por ende digna de resaltar.

El editor Asdrúbal Hernández y la historiadora de arte María Angélica García llegaron a Nueva York en el 2009. Tras una temporada de estudiantes, y como amantes de los buenos libros, la pareja (que acaba de tener su primer hijo) se dio cuenta del vacío que existía en la ciudad con respecto a títulos literarios en español.

“Las grandes editoriales de Estados Unidos buscan libros que tengan grandes ventas, nosotros más que un criterio de cantidad, nos concentramos sobre todo en la calidad”, comenta Hernández en la coqueta oficina de la editorial en downtown Broadway.

“Queremos poder ofrecer buenos libros a la gente que lee en español y a nuestros autores brindarles un trato familiar, directo y personal”.

“En Venezuela crecimos rodeados de libros, y siempre apreciábamos mucho las personas que regalaban libros, asi que queríamos hacer algo conectado con nuestras raíces, que nos siga acercando a lo nuestro, que nos haga feliz y la idea romántica de dejar un legado cultural al mundo”, agrega de su parte García.

¿Cómo definen a la editorial?

“Sudaquia es Latinoamérica, una editorial limpia y fina cuyo mercado es Estados Unidos”, remarca la joven madre.

La propuesta del sello es novedosa y fresca, comenzando por su nombre y colorido logo. “Sudaquia significa la tierra de los sudacas, es decir Latinoamérica. Y el logo representa el cóndor de los Andes, soy un obsesionado con la idea del cóndor”, añade Hernández con una sonrisa.

Las paredes de la oficina están cubiertas con un sinnúmero de papelitos amarillos (yellow stickies) a manera de recordatorio, con nombres de autores y títulos, fechas de entrega, eventos. Está claro que Hernández y García están en su habitat natural.

Porque no hay nada como leer en tu idioma, con esa premisa Sudaquia Editores empezó con la tarea de reunir la literatura latinoamericana para proyectarla y difundirla a lo largo de Norteamérica.

Al momento ha publicado más de 20 títulos con autores de primera línea como los cubanos Osdany Morales (Premio Alejo Carpentier 2012), Grettel J. Singer, Alexis Romay y Enrique Del Risco, el colombiano Andrés F. Solano, los chilenos Francisco Díaz Klassen (Premio Roberto Bolaño 2010 y considerado una de las jóvenes promesas de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara) y Enrique Winter; los argentinos Martín Cristal (Premio Iberoamericano del Cuento Agustín Monsreal, 2005), Diego Fonseca; los venezolanos Héctor Torres (el primer autor que firmó con Sudaquia), Israel Centeno, César Landaeta, y Francisco Massiani (Premio Nacional de Literatura 2012, Venezuela), entre otros.

El sello está en tentativas para fichar a su plantilla estelar al escritor argentino-español Andrés Neuman, Premio Alfaguara de Novela 2009. Junto al colombiano Andrés F. Solano, en 2010 Neuman fue seleccionado como uno de los mejores autores jóvenes en español por la revista británica Granta.

Sirve agregar que, coincidiendo con el primer aniversario de la muerte del ex presidente Hugo Chávez, este mes de abril Sudaquia lanzará en Miami un título imperdible: “El último rostro de Chávez”, del periodista Albinson Linares. Se trata de una detallada crónica literaria sobre las últimas semanas de vida del líder venezolano y un vistazo al panorama actual del país llanero. Linares ha recibido el visto bueno de la crítica especializada como The New Yorker.

Otros títulos importantes para remarcar son “La apertura cubana”, de Alexis Romay, sobre el secuestro y desvío de un vuelo comercial de una aerolínea norteamericana a La Habana, Cuba, y “La casa del dragón”, de Israel Centeno, una historia de alto contenido erótico-sensual, no apta para menores.

¿A dónde quiere llegar Sudaquia?

“A dónde nos lleven los lectores”, apunta García, mientras acuna a su pequeño hijo.