‘Muerte’ anunciada

El descenso virtual de los Potros del Atlante le ha puesto un fin al sufrimiento de los otros equipos que luchaban también por no perder la categoría.

Es muy complicado recuperase de tantas malas campañas pero, como todos los equipos del balompié mexicano, los Potros siempre estuvieron en busca del inmediato resultado, se olvidaron de que se requiere una planeación para poder quitarse la soga del cuello.

Los torneo cortos para equipos que batallan con el descenso son puro veneno. Ver el campeonato al alcance invita a que hasta el más mediocre sueñe con saborear la gloria y así se apuesta todo por ir en busca del título aunque el fantasma del descenso viva en sus vestidores.

Yo no digo que no esté bien tener ambiciones de campeonato, pero tampoco se debe ignorar la realidad y lamentablemente muchos que tienen problemas de descenso lo hacen, bueno hasta que ya ven la situación muy complicada.

Antes de pensar en campeonatos se tiene que analizar la cantidad de puntos que se necesitan conseguir para ir mejorando sus posibilidades de permanecer en Primera División.

En este Clausura 2014 ha quedado muy evidente que la situación del descenso es preocupante porque afecta el nivel del torneo. Vamos a ser sinceros, actualmente en el balompié azteca fácilmente juegan cuatro equipos que merecen descender. Es cierto, el Atlante se va por la situación del porcentaje pero Veracruz, Atlas y Puebla llevan varios torneos haciendo los méritos para irse también.

Son demasiados equipos navegando en la zona de la mediocridad y parece ser que con el correr de los torneos cada vez son más los que se quedan atrapados en esta tierra de nadie, pero mientras esos equipos sigan ignorando su verdadera realidad difícilmente se va mejorar esta situación.

Ahora atlantistas, no se pongan demasiado tristes. Ya hemos visto en el pasado cómo franquicias se compran y se venden para lograr salvar plazas rentables y es probable que alguien se interese por salvar la de Cancún.