Se declara culpable por robar y violar clientas mientras repartía pizzas en NYC

César Lucas fue procesado por dos incidentes, los que cometió cuando tenía 16 años
Se declara culpable por robar y violar clientas mientras repartía pizzas en NYC
Por el primer caso, Lucas enfrenta 3 años y medio de cárcel y, por el segundo, 9 años y medio, sentencias que deberán cumplirse de forma consecutiva.
Foto: Archivo

MANHATTAN – César Lucas, el repartidor de pizzas que, al momento de hacer las entregas, robaba y violaba a clientas, se declaró este martes culpable en la Corte Suprema Criminal de Manhattan.

El 21 agosto 2012, Lucas, entonces de 16 años, trabajaba para Sal´s Pizza en la avenida 10. Tras hacer una entrega en la calle 42, robó la billetera, dos tarjetas de crédito y la licencia de conducir de una residente del edificio. Lucas es lo que los expertos denominan un criminal oportunista pues aprovechó que la puerta del apartamento no estaba cerrada para entrar. El adolescente fue arrestado y acusado de robo en segundo grado, pero debido a su edad fue dejado en libertad sin fianza, aplicándole el estatuto juvenil.

Estando a la espera del proceso siguió laborando como repartidor, y, el 29 de septiembre, en medio de una entrega en un edificio de la calle 61, entró en otro apartamento, violó a una mujer que dormía con su hija de 7 años y robó $20 de la niña y un iPhone. Tras el incidente, fue arrestado y acusado como adulto por violación en primer grado, poner en peligro el bienestar de una menor y robo en segundo grado.

Una víctima colateral de los crímenes del hispano fue el portero despedido por no haberle acompañado en la entrega, tal y como requerían las normas de seguridad del edificio.

El juez Thomas Farber, que se mantuvo fuera de las negociaciones entre la fiscalía y la defensa, indicó que las sentencias deben ser consecutivas, no concurrentes, dada la gravedad de los delitos. Por el primer caso, Lucas cumplirá 3 años y medio de cárcel, por el segundo 9 años y medio. “Es difícil encontrar circunstancias mitigantes en estos dos crímenes… el primer caso estaba en vigor cuando cometió el segundo”, destacó el juez que fijó la sentencia para el 9 de junio.

Dado que Lucas es mexicano, tras cumplir su sentencia será deportado y no podrá regresar al país. Sin embargo, su abogado Gary Villanueva indicó que el padre de su cliente es ciudadano y ha reclamado a su hijo como menor, por lo que existe la posibilidad de que un abogado de inmigración suspenda su deportación.

Aún si se logra lo anterior, Lucas figurará en el registro de ofensores sexuales y estará en libertad vigilada por 20 años, tras su salida de la cárcel.

La familia del mexicano, presente en la sala, rehusó hacer declaraciones.

Candida.portugues@eldiariony.com