La hipertensión castiga a los hispanos en EEUU

Aproximadamente uno de cada tres adultos latinos en el país tiene presión arterial alta

Nueva York — Aparte de la diabetes, el cáncer y los problemas cardiovasculares, la hipertensión es una de las enfermedades que más afectan la salud de los hispanos que residen en Estados Unidos.

Según el doctor Mario J. García, jefe de Cardiología del Centro Médico Montefiore, de El Bronx, las cifras de hipertensión en los hispanos son altas porque hay prevalencia de factores de riesgo como la obesidad, aunado a una dieta poco saludable y la falta de ejercicios.

El cardiólogo indica que en muchos casos, la hipertensión está relacionada con factores genéticos y familiares que aún no se conocen bien. “Hay personas que a pesar de tener un estilo de vida saludable y de hacer todo lo correcto, lamentablemente pueden desarrollar hipertensión; no es algo que se pueda evitar”, explica.

“También está asociada a la arteriosclerosis, la diabetes y la obesidad, así como al estilo de vida de cada persona”, indica el especialista.

“Malos hábitos como el exceso de ingestión de sal, el consumo excesivo de calorías y la falta de actividad física aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad”, dice el doctor García.

Uno de los grandes problemas con la hipertensión es que pueden pasar muchos años sin que la persona sufra ningún síntoma, y se puede presentar de repente y sin aviso.

Por ello el galeno aconseja hacerse exámenes físicos con regularidad y chequearse la medida de la presión arterial por lo menos una vez al año.

“Eso se puede hacer en la oficina de un médico, en un centro de salud, y hasta en una farmacia. Si se detecta que hay un aumento en la presión es importante establecer una relación con un médico, un cardiólogo o un internista para que le de seguimiento y lo monitoree frecuentemente”, indica García.

“Obviamente una persona que tenga antecedentes familiares, como padres o hermanos que hayan sufrido de hipertensión, tienen probabilidades altas de sufrir la enfermedad, por ello esos pacientes tiene que monitorearse más frecuentemente”, insiste el especialista, quien agrega que “el riesgo de desarrollar la hipertensión va aumentando con la edad”.

En el 90% de los casos, la hipertensión no se puede curar, sin embargo, el doctor García asegura que la enfermedad se puede controlar con tratamientos y remedios y la persona puede llevar una vida prácticamente normal

Si la persona con hipertensión no busca tratamiento cuanto antes, se pone en riesgo de sufrir un derrame cerebral, un infarto al miocardio o paro cardíaco.

  • Si tiene ascendencia afroamericana.
  • Es obeso.
    • Con frecuencia está estresado o ansioso.
      • Toma demasiado alcohol (más de un trago al día para las mujeres y más de dos para los hombres).
        • Consume demasiada sal en la dieta.
          • Tiene un antecedente familiar de hipertensión arterial.
            • Tiene diabetes.
              • Fuma.