Chespirito está “vivito y pintando”

El asistente de Roberto Gómez Bolaños relevó cómo se encuentra el comediante, y además dio detalles sobre su día a día
Chespirito está “vivito y pintando”
Chespirito no abandona sus pasiones: la pintura y el dibujo .
Foto: Agencia Reforma / Archivo

MÉXICO, DF – Roberto Gómez Bolaños se levanta temprano, aunque no es tan madrugador. Regularmente lo hace a las 8:30 horas, para arrancar su día desde la tranquilidad de su hogar, ubicado en Isla Dorada, Cancún.

El comediante, quien padece una enfermedad multifactorial que es atendida por diferentes especialistas, tiene pasiones que no suelta y que llenan sus días, asegura Augusto Rattoni, su asistente.

“Roberto está dibujando, porque aparte de todas sus cualidades: director, cineasta, compositor de música y todo, también dibuja y pinta. Ahora está dibujando lo que ve: paisajes, interiores de la casa o rostros”, dice Rattoni.

Otro de sus pasatiempos es platicar un poco con la gente que lo cuida, aunque es sabido que Gómez Bolaños, de 85 años, tiene problemas para escuchar.

El artista también recibe terapias, que consisten en varias disciplinas de movimiento.

“Despierta temprano, a las 8:30. Se asea, desayuna, se baña, descansa porque lo agota el baño, después juega un ratito con crucigramas de algunas revistas que ve o dibuja hasta la hora de la terapia”, afirma Rattoni.

Después de comer y hacer sobremesa, a veces ve la televisión un rato.

“Le gustan mucho los documentales, ve algunas series y pasa tiempo viendo los partidos de fútbol, porque le gusta mucho”, señala su asistente.

Hace unos días, versiones apuntaban a que el estado de salud del artista era delicado, pero esto fue descartado.

“Se encuentra estable de salud”, afirma Rattoni.

Lo cierto es que Chespirito es uno de los artistas mexicanos más queridos dentro y fuera de México, por lo que a diario sus fans preguntan por su salud.

“Recibo tweets súper cariñosos para mi papá en los que le dedican oraciones y bendiciones. ¡Gracias! Dios los bendiga a ustedes. #élestábien”, escribió Paulina Gómez, su hija.

Lorena Corpus