Accionistas de Chipotle dicen no a salarios millonarios

El 77% de los accionistas Chipotle expresaron su rechazo a los altos salarios de ejecutivos en la junta general

Guía de Regalos

Accionistas de Chipotle dicen no a salarios millonarios
El mayoritario rechazo en la junta general es un fuerte revés y una seria llamada de atención a la dirección de Chipotle.
Foto: Archivo

A los accionistas de Chipotle no les gustan las millonarias compensaciones de los copresidentes de la empresa y así se lo hicieron saber ayer.

El 77% de los titulares de acciones de esta empresa rechazaron en la junta general la forma en la que Steve Ells y Monty Moran son compensados. El voto no es vinculante para el consejo de administración de la empresa, que es quien tiene la última palabra, pero el mayoritario rechazo es un fuerte revés y una seria llamada de atención.

El año pasado el 27% de los accionistas ya expresaron disgusto con un pago que se elevó a $25.1 millones en el caso de Ells y $24.5 millones en el de Moran. Ambos reciben además pagos en especie (pagos de colegio, por ejemplo) y disfrutan de una compensación en acciones muy compleja y poco usual que los convierte en dos de los ejecutivos con mejores retribución del panorama empresarial estadounidense.

Grandes inversores en la empresa, como Calpers (el sistema de pensiones de funcionarios públicos en California) y el fondo de pensiones de la ciudad de Nueva York apoyaron el voto contrario a las remuneraciones. Scott Stringer, contralor de Nueva York, afirmaba a The New York Times que presidentes ejecutivos de empresas más complejas y con más beneficios ganan menos que ellos. “Les pagan más que a Lloyd Blakfein de Goldman Sachs o Jamie Dimon de JP Morgan”, dijo al rotativo.

El revés de los accionistas llegó el mismo día en el que miles de trabajadores de la industria de la comida rápida se manifestaron en las calles de 150 ciudades en EEUU pidiendo subidas de salarios. Estos trabajadores suelen cobrar el mínimo federal (7.25 dólares la hora) o estatal (en California se subirá a nueve dó lares a partir del 1 de julio) y pocos trabajan más de cuarenta horas semanales. Estas demandas salariales han sido apoyadas globalmente con manifestaciones de trabajadores de estos restaurantes en 33 ciudades de todo el mundo.