Veteranos deportados se refugian en “bunker” en Tijuana

Entre ellos mismos se dan ayuda para sobrevivir en esta casa ubicada en la Zona Centro de Tijuana
Veteranos deportados se refugian en “bunker” en Tijuana
Andrés Rodriguez de León, que tiene 70 años y es veterano de Vietnam, acude al refugio a buscar comida.
Foto: Cortesía de Irene Zúñiga

Tijuana, BC. – Hace poco menos de dos años que Fernando Orozco, veterano del Ejército de Estados Unidos, fue expulsado por segunda vez hacia México, luego de cumplir 11 años y 3 meses en prisión federal por entrar después de una previa deportación.

A sus 59 años, ya no es tan fácil encontrar un trabajo que le permita vivir o simplemente sobrevivir. Para él, el refugio de los veteranos deportados en Tijuana fue una tabla de salvación durante el último mes y aunque ya se mudó temporalmente a un cuarto cercano, aún va al refugio a charlar y comer almuerzo con Héctor Barajas, su fundador.

“Está duro. Me dijeron de un trabajo de guardia pero ahí aceptan sólo hasta los 48 años. A veces corto pelo por ahí, porque estudié peluquería, pero temo que pronto terminaré en la calle”, dice Orozco. “Estoy pensando volver a cruzar de nuevo, aunque si me agarran me dan 20 años”.

En este mediodía de mayo, Héctor Barajas, fundador de “Deported Veterans Support House”, la casa de apoyo de veteranos deportados ubicada en la Zona Centro de Tijuana, está calentando el pozole que donaron el día anterior unas mujeres, también deportadas, y preparando unos cafés para Fernando y para Andrés Rodríguez de León, un veterano de Vietnam deportado hace 5 años por problemas de drogas.

“Aquí funcionamos con donaciones, algunos como Andrés vienen para llevarse algo de despensa, arroz y alguna otra cosa que llegue. También ropa que la distribuimos entre los veteranos que la necesiten”, dijo Barajas, paracaidista del Ejército, también deportado en la década pasada. Fue él quien fundó el grupo de Veteranos Deportados y el refugio o “bunker”.

No es un sitio lujoso. Se trata de un local de un solo ambiente en una ruidosa calle del centro, adornado con las banderas de México y Estados Unidos, “memorabilia” militar y fotos de la familia de Hector en Compton, California. Una cocinita en una esquina, una oficina en la otra y dos pequeñas camas en el lado opuesto.

En realidad, Barajas ofrece simplemente lo que puede. No hace mucho, él mismo estaba en la calle. “Volví a recaer con un problema de drogas pero luego estuve en tratamiento y me limpié. En realidad no es nada fácil ayudarnos unos a otros, sin asistencia, ya que todos tenemos nuestros problemas y a veces no nos aguantamos mutuamente”, comenta Barajas, sonriendo sin amargura.

Algo de comer, un sitio donde estar temporalmente, compañerismo e información, es lo que ofrece el refugio a los veteranos que llegan. Apenas hace 2 meses se abrió este espacio en Tijuana. Se paga con la ayuda que Barajas recibe de su familia, donaciones y los pesos que entran en su trabajo haciendo encuestas para empresas por la calle.

“Lo que hago es más ‘networking’ para ellos. Por ejemplo en el caso de Andrés, que tiene 70 años y es veterano de Vietnam, es bueno que encuentre gente de su propia generación”, dijo Barajas.

También se les ayuda a llenar los formularios para obtener sus beneficios de la Administración de Veteranos, aunque lo más probable es que si no logran regresar, nunca los obtengan. “Hay que ir en persona allá a una cita y acá no hay atención para eso”, indica Barajas.

A Andrés ya no le quedan muchas esperanzas de regresar. Simplemente busca un poco de ayuda y compañía. “Necesito lentes”, le dice a Héctor. Otro amigo le comenta que hay un lugar donde regalarán lentes a los necesitados. “Te paso la voz”, dice.

Este domingo, los veteranos y otros activistas tendrían un evento del Día de los Caídos en el que recordarán a los veteranos deportados que murieron fuera del país, como Héctor Barrios.

“Allá se preocupan por los 40 que murieron por lo del VA”, dice Barajas. “Pues aquí hay muchos veteranos olvidados que por el hecho de haber sido deportados ya nadie se acuerda de ellos”.