Temo, un adiós entre aplausos

Temo, un adiós entre aplausos
Cuauhtémoc Blanco recibió un merecido homenaje en el adiós a la selección mexicana.
Foto: REFORMA

MÉXICO, DF— Fue una despedida de “10”.El Estadio Azteca fue testigo de la consagración de Cuauhtémoc Blanco como futbolista y ayer, también, de sus últimos 38 minutos con la Selección Mexicana.Mucho antes de que 20 de sus seres queridos, con playeras con el dorsal 10, lo acaparan en la vuelta olímpica al medio tiempo, de que Héctor González Iñárritu le entregara unos botines de oro y de que lloraran sus hijos Cuauhtémoc y Bárbara, Blanco regó talento en la cancha.

Él dio el saque inicial. Desde ese momento tocó el balón 30 veces más, incluyendo tres tiros de esquina y tres pases filtrados que terminaron en disparo al marco. Se aventó cuatro taconazos y hasta el lujo se dio de provocar una falta para cobrar un tiro libre, aunque mandó el balón por encima del travesaño.Cuando corría el minuto 39 se acabó su historia con el Tri, después de 128 partidos, al salir por Raúl Jiménez.

El “Temo” tuvo el gesto de ponerle la cinta de capitán a Corona. Más tarde, las pantallas reprodujeron los momentos más significativos en la carrera de Blanco. Porque con él se fueron la “Cuahtemiña”, el gol al más puro estilo de contorsionista que le anotó a Bélgica en el Mundial de 1998, así como el tanto a Brasil definitivo para la conquista de la Copa Confederaciones 1999, en el Azteca. Cuauhtémoc hizo que el Azteca se rindiera a sus pies y, portando un sombrero de charro, posó para la que quedará como la última fotografía de su carrera.