Virus chikungunya se detecta en Puerto Rico

El virus de chikungunya, transmitido por el mosquito del dengue, afecta ya a varios países caribeños.

Guía de Regalos

Virus chikungunya se detecta en Puerto Rico
Ejemplar del mosquito Aedes aegypti trasmisor del dengue y el chikungunya.
Foto: Archivo

San Juan – Una joven de 16 años residente en San Juan se ha convertido en el primer caso de chikungunya adquirido en Puerto Rico, que se suma así a la amplia lista de países caribeños afectados por un virus que hasta el pasado diciembre era desconocido en esta región del planeta.

Así lo anunció la secretaria del Departamento de Salud de Puerto Rico, Ana Ríus Armendáriz, que detalló que la menor “fue atendida en una sala de emergencia y referida a terapia de apoyo en el hogar debido a que su condición no requirió hospitalización”.

El Departamento de Salud en colaboración con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC, en inglés) confirmaron que las muestras extraídas a la joven revelan la presencia del virus.

La Oficina de Epidemiología e Investigación de ese departamento, así como la Secretaría de Salud Ambiental y Bioseguridad han emprendido una investigación para “determinar la fuente de exposición de la paciente e identificar posibles casos adicionales”, según Ríus.

Además, se están “realizando inspecciones para identificar criaderos de mosquitos en lugares como pozos sépticos, desagües pluviales y áreas de aguas estancadas”.

Este virus no se transmite de persona a persona, sino que se propaga a través de la picadura de los mosquitos “aedes aegypti”, los mismos que transmiten el dengue y que pueden encontrar en toda la isla.

La confirmación del primer caso en Puerto Rico tiene lugar tan sólo unos días después de que Guyana confirmara también los primeros casos en su territorio de virus por el que hasta el momento en la región han muerto trece personas.

La enfermedad presenta síntomas parecidos al dengue, entre ellos dolores musculares, fiebres altas y cansancio generalizado y aparecen en un rango de entre tres y siete días después de ser picado por el mosquito.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), hasta el momento se han detectado 61,864 casos sospechosos -sin incluir los de Guyana y Puerto Rico-, de los que 4,356 han sido confirmados como gente infectada con esta enfermedad en el Caribe, así como 13 muertes asociadas al virus.

De acuerdo con su recuento, hasta el momento en América se han confirmado casos en República Dominicana (17), la Guyana Francesa (176), Guadalupe (1,328 casos y una muerte), Martinica (1,515, con nueve fallecidos), Haití (6), San Bartolomé (135) y San Martín (916 y tres muertes).

También se han confirmado en Anguila (33), Antigua y Barbuda (4), Aruba (1), Dominica (122), San Cristóbal y Nieves (21), Santa Lucía (5), San Vicente y las Granadinas (57) y las Islas Vírgenes Británicas (20).

“La manera más efectiva de prevención es evitar la picada del mosquito. Asimismo, es importante que las personas continúen eliminando criaderos en el hogar y utilicen repelentes de mosquitos, ropa liviana de manga larga y pantalón largo cuando participe de actividades al aire libre”, explicó Ríus.

Las personas infectadas con el virus de chikungunya suelen desarrollar fiebre y dolor en las articulaciones. Otros síntomas pueden incluir dolor muscular, dolor de cabeza, inflamación de las articulaciones, náusea, vómito o sarpullido.

Ríus hizo un llamado a los proveedores de salud en Puerto Rico para que estén alerta ante posibles afectados entre los residentes y también en viajeros procedentes de áreas donde se han identificado casos, especialmente en el Caribe.

“Las personas enfermas o sospechosas de estar enfermas con chikungunya deben evitar que le piquen los mosquitos durante la primera semana de la enfermedad, para evitar que otros mosquitos se infecten y luego infecten a más personas“, enfatizó sobre una enfermedad para la que no hay vacuna ni tratamiento específico.

Los casos de dengue se quintuplicaron en América de 2003 a 2013, según datos de la OPS, que animó a los países a continuar trabajando de manera conjunta contra una enfermedad “que no conoce de fronteras ni límites”.

Los datos, presentados en una reunión regional sobre la situación y la estrategia contra el dengue celebrada en Washington, revelaron que entre 2009 y 2012 se notificaron anualmente en promedio más de un millón de casos, con más de 33,900 casos graves y 835 muertes.

El 2013 fue uno de los años más epidémicos en la historia del continente, con más de 2.3 millones de casos, 37,705 casos graves y 1,289 muertes, frente a los 517,617 casos reportados en 2003.

La urbanización no controlada, la falta de servicios básicos en las comunidades y la carencia de ordenamiento ambiental, además del cambio climático, son algunos de los factores que contribuyen a que el problema continúe creciendo, según señalaron los expertos.

En América cerca de 500 millones de personas viven en riesgo de contraer dengue, enfermedad que transmite el mosquito Aedes aegypti, “que no conoce de fronteras ni límites, que afecta a todas las personas por igual”, según el director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud de la OPS, Marcos Espinal.

La falta de una vacuna y de medicamentos específicos hace más difícil su tratamiento, por eso “todos los sectores de gobierno, las comunidades y las familias debemos trabajar unidos para combatir al vector y controlar esta enfermedad, que no es solamente un problema del sector salud”, aseguró.

Canadá, Chile (continental) y Uruguay son los únicos países del continente que hasta el momento no han reportado casos de dengue autóctono. En Uruguay hay presencia del mosquito transmisor, pero no se han registrado contagios ni casos.

Estados Unidos detectó casos de dengue por primera vez en 2007 y hasta 2013 ha reportado 1,292 casos, sin formas graves ni muertes.