DHS investigará presuntos abusos contra niños en frontera

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) promete investigar las quejas de abusos sufridos por niños inmigrantes
DHS investigará presuntos abusos contra niños en frontera
Jeh Johnson discute las consecuencias del arribo masivo de niños solos e indocumentados a la frontera de EEUU.
Foto: Getty Images

WASHINGTON.- El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) investigará los abusos denunciados contra niños migrantes en la frontera sur, a la vez que rechazó críticas de que esté incentivando la emigración ilegal.

Así lo informaron este jueves las autoridades del DHS en una rueda de prensa que arrojó pocas respuestas claras sobre el futuro de los niños en los centros de detenciones, y pareció más enfocada en controlar los daños por la atención mediática sobre el asunto.

“Puedo asegurarles que he firmado una orden para que se investigue las quejas (de abuso)“, afirmó el comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), Gil Kerlikowske, quien prometió “transparencia” en el proceso.

Esta semana, una coalición de grupos cívicos y pro-reforma presentaron una queja en nombre de unos 116 niños indocumentados, algunos de no más de 5 años de edad, que alegan ser víctimas de abuso por parte de agentes de CBP entre marzo y mayo pasado.

En su queja, los grupos, entre éstos la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU) y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, argumentaron que el abuso o mal trato a manos de los agentes federales es “sistémico” y refleja la escasa supervision y transparencia de CBP.

La lista de abusos incluye, según el documento, detenciones prolongadas en pésimas condiciones; carencia de necesidades básicas como cama, agua y comida, y abusos físicos, verbales o sexuales.

LEA MÁS SOBRE NIÑOS MIGRANTES


A Washington niña que logró que Papa Francisco intercediera ante Obama

Oleada de niños migrantes atiza debate sobre reforma migratoria

Niños migrantes agobian y confunden al gobierno

Buscando a mamá: Cárcel y horror para dos niñas migrantes

FEMA a cargo de responder a emergencia por niños migrantes


El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, no contestó preguntas de La Opinión sobre el cronograma y los encargados de la investigación, y tampoco ofreció cifras sobre cuántos niños y familias han sido deportados ya a Centroamérica.

Acompañado por otros funcionarios de alto rango de otras agencias federales implicadas en estos esfuerzos, Johnson rechazó críticas de los republicanos de que el gobierno esté incentivando la emigración ilegal con mensajes ambigüos sobre el procesamiento de los niños.

“Si cruzas la frontera ilegalmente hoy, no eres elegible para el ‘DACA’ (programa de acción diferida para estudiantes indocumentados) ni para la vía para la ciudadanía” que estudia el Congreso, enfatizó.

Los padres no deben enviar a menores a la frontera con EEUU porque es “peligroso” y los centros de procesamiento para los detenidos “no son un lugar para niños”, subrayó.

En 2013, el número de niños indocumentados detenidos en la frontera fue de alrededor de 24 mil y, para mayo pasado, la cifra superó los 40 mil. Se calcula que este año sobrepasará los 60 mil.

A la espera de los trámites de deportación, la ley federal exige velar por “el mejor interés” de los niños, continuó Johnson, pero no precisó si padres indocumentados que quieran reclamarlos corren el riesgo de ser deportados.

La crisis actual ha atizado el debate sobre la creciente espiral de violencia en Centroamérica y lo que hacen los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras para mitigarla.

En las últimas semanas, también ha atraído la atención de líderes del Congreso, a cinco meses de los comicios legislativos.

Un grupo de 58 legisladores envió una carta al presidente Barack Obama en la que le pidieron mayores mejorar las acciones policiales en la frontera y “dar alivio de la innecesaria detención y deportación” de los indocumentados.

La Administración Obama ha deportado a dos millones de indocumentados desde 2009, y la detención y expulsión de 430 mil al año le cuesta al gobierno $2,000 millones anuales, cuando existen alternativas menos costosas, indicaron.

Para responder a la creciente demanda de servicios, el gobierno federal aumentará su personal en un centro de detenciones en Nogales (Arizona) y está añadiendo 1,100 camas en otro centro en McAllen (Texas), según informó inicialmente la cadena NBC.

El congresista demócrata de Texas, Henry Cuéllar, será el primer legislador en visitar este próximo sábado a los niños detenidos en McAllen, desde que el inicio de la crisis. Varios líderes demócratas del Senado también han expresado interés en visitar los centros de detenciones.

  • Revisión médica e inicio de trámite migratorio
  • Traslado a centros de detención donde reciben vacunas y demás chequeos médicos
  • Traslado a albergues temporales
  • Identificación de personas que se hagan cargo de ellos niños, y entrega a familiares mientras culminan los trámites migratorios.