Hágase ciudadano

Abogada y directora de NMCIR

Hoy en día aproximadamente 950,000 residentes del estado de Nueva York son elegibles para hacerse ciudadanos estadounidense. Hay ciertos beneficios que uno gana cuando se hace ciudadano. Mientras que el ciudadano gana el derecho a votar, también tiene el derecho a postularse a un cargo político, —menos el cargo de presidente o vicepresidente de la nación. Además, con la ciudadanía uno puede ser elegible para ciertos trabajos con el gobierno federal.

Con la ciudadanía estadounidense, uno no puede ser deportado. Residentes legales pueden caer en deportación si cometen ciertos delitos menores. Por eso es importante, hablar con un abogado de inmigración antes de solicitar por la ciudadanía si ha tenido algún roce con la policía en los EEUU.

Siendo ciudadano estadounidense, uno puede viajar o vivir fuera de los EEUU por mucho tiempo. Como residente legal al permanecer fuera de los EEUU por más de seis meses puede poner en riesgo esa categoría si el gobierno determina que “abandonó” su residencia legal. Como ciudadano, uno no corre ese riesgo. Ciudadanos pueden peticionar a sus padres, hermanos y pareja, con la posibilidad de unificar a toda su familia Algunas becas educativas requieren que el solicitante sea ciudadano estadounidense.