¿Cómo ahorrar dinero para momentos de emergencia?

Establece el ahorro como rutina, por pequeño que éste sea

Guía de Regalos

¿Cómo ahorrar dinero para momentos de emergencia?
La estrategia más repetida consiste en guardar cantidades pequeñas.
Foto: Archivo

Cuando hagas la lista de prioridades para utilizar tu dinero trata de incluir el ahorro para emergencias.

Se trata de tener un dinero apartado en una cuenta de cheques, de ahorro o invertido en “money markets”.

Estos últimos son activos financieros como certificados de depósito (CD’s) o deuda municipal, entre otros productos. Con ellos dispondrás de tu dinero con cierta rapidez, porque los plazos de inversión son cortos. La rentabilidad es baja pero segura, pues son inversiones de muy bajo riesgo que no se mueven como los mercados de alto riesgo (las bolsas).

Tu banco te puede asesorar sobre las opciones según tus posibilidades y las necesidades que preveas, porque cada caso es distinto.

Ahorrar para emergencias es tan difícil como necesario. Es complicado porque la situación económica lo es. Después de pagar las facturas apenas queda mucho. Además, es más fácil ahorrar con un objetivo en mente: comprar un televisor nuevo o hacer un viaje, por ejemplo, que para algo relativamente incierto.

Y la prueba de que es difícil es que no todo el mundo lo hace. Según una encuesta de Bankrate.com, el 26% de los consumidores no tiene dinero para imprevistos y el 24% apenas tiene para pagar tres meses de gastos.

Pero estos ahorros son clave cuando se pierde un trabajo o llega un una enfermedad. La reciente crisis muestra que los reveses son muy reales.

Muchos consultores financieros aconsejan hacer una lista de gastos mensuales y tener ahorros que cubran entre tres y seis meses de los que son imprescindibles. En el pasado, se aconsejaban tres meses, pero dada la incertidumbre económica y laboral, cada vez más especialistas animan a ampliar el contenido en la alcancía.

Eso puede ser mucho dinero así que lo más práctico a la hora de empezar a ahorrar es tener objetivos menos ambiciosos pero posibles en el corto plazo. La estrategia más repetida sugiere apartar como rutina cantidades pequeñas. Y si es posible, automáticamente. Si tu banco manda $10 por semana a la cuenta de ahorros desde la de cheques, en poco tiempo te acostumbras a no tener esa cantidad y habrás ahorrado, ¡casi sin dolor!, $520 en un año.