Los primeros “clubes de marihuana” se registran en Uruguay

Los primeros "clubes cannábicos" comenzaron a registrarse después de que el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), habilitase el trámite esta semana.

Guía de Regalos

Los primeros “clubes de marihuana” se registran en Uruguay
También se plantean construir invernaderos y contar con medidas de seguridad especiales.
Foto: Archivo

Montevideo.- Los primeros “clubes cannábicos” comenzaron a registrarse este martes en Uruguay, después de que el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), ante el que deben inscribirse estas asociaciones, habilitase el trámite esta semana.

Los clubes de membresía cannábicos deben primero constituirse como asociaciones civiles ante el MEC, explicó a Efe Emilia Pérez, integrante de Cultivando Libertad Uruguay Crece (CLUC), una de las agrupaciones pioneras en el país.

Ante el MEC, los clubes deben presentar la misma documentación que cualquier otra asociación: estatutos, acta de la asamblea constituyente del club, detalles de la organización, libros de cuentas, cartas de solicitud

“Es un proceso bastante burocrático”, señaló Pérez.

Una vez que el MEC apruebe la solicitud de CLUC para inscribirse como asociación, deberán dirigirse al registro de clubes habilitado por el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), que aún no entró en funcionamiento.

CLUC estará formado desde sus inicios por 45 miembros -el máximo permitido por la ley-, todos ellos allegados o conocidos entre sí, mayores de edad y afines al cultivo de marihuana.

Cada miembro deberá aportar una cuota mensual de 650 pesos (unos $28), que servirán para cubrir gastos como los materiales de producción -como sustratos, lámparas, ventiladores o focos-, así como la electricidad y el alquiler de la sede del club.

Esta sede deberá ser un único local, de propiedad del club o arrendado a su nombre, en el que se desarrollen las actividades que la ley prevé para estas asociaciones: producción y distribución de marihuana, así como información y asesoramiento, pero únicamente entre sus miembros.

A cambio de su cuota, el integrante del club podrá recibir hasta el máximo legal de 40 gramos de marihuana al mes, además de información sobre reducción de daños y otros temas relacionados con el consumo de esta droga.

Aunque el Estado prevé vender marihuana legal en farmacias a un precio de un dólar el gramo, lo que supondría un máximo de 40 dólares por persona y mes, Pérez rechazó que las cuotas de los “clubes cannábicos” sean un impedimento económico para sus miembros.

Argumentó además que los clubes tendrán “más libertad para cultivar diferentes especies de cannabis”, mientras que la marihuana estatal que se expenda en farmacias sólo contempla cinco variedades de plantas con un porcentaje de THC -su componente psicoactivo- que estará limitado.

CLUC contará con plantaciones de marihuana a cielo abierto, pero también en interiores, con el fin de poder cubrir con sus cosechas todas las estaciones del año, y abastecer a sus miembros de forma constante.

También se plantean construir invernaderos y contar con medidas de seguridad especiales para evitar que los pequeños plantines de marihuana puedan ser robados.

La ley que regula la producción y distribución de la marihuana en Uruguay establece la posibilidad de crear clubes de membresía cannábicos, de entre 15 y 45 integrantes, con no más de 99 plantas en total.