‘Team USA’ crea una cultura de sufrir y gozar

A pesar de la derrota, fans ven lo positivo
‘Team USA’ crea una cultura de sufrir y gozar
Rostros incrédulos al final del encuentro.
Foto: GERArDO ROMO

@newsgus

En el frente de casa, las tropas respondieron.

A pesar de que Estados Unidos quedó fuera de Brasil 2014 al caer 2-1 con Bélgica, el Equipo de las Barras y las Estrellas puede decir que fue una misión cumplida luego de que miles de aficionados se volcaran a diferentes puntos de la ciudad para seguir a su selección en el juego de octavos de final ante Bélgica.

Después de dos horas de fútbol, el Team USA terminó un sabor amargo en la boca.

“Me siento muy orgulloso de mi equipo a pesar del dolor de la derrota”, comentó Jason Sierra, una de las más de mil personas que se reunieron bajo el puente de Manhattan para ver el encuentro. “Lo que hizo nuestra selección es prueba de que el soccer está creciendo en Estados Unidos a pesar de que muchos piensan lo contrario”.

Y para cualquiera que se haya presentado a cualquiera de los puntos de la ciudad en que se transmitió el encuentro, bien pudiera pensar que se encontraba en un país con más tradición en el balompié. Pero no, se trataba de la hinchada estadounidense, jóvenes en su mayoría, la que calentó las gargantas para gritar durante el partido.

No se puede hablar de una locura como en otros países donde la vida se detiene cada que juega la selección, pero ya la afición estadounidense al deporte más bello es cada vez menos inhibida.

Ayer caminaban por las calles envueltos en su bandera, con el rostro pintado con el rojo, blanco y azul, con la camisa oficial de este mundial y algunos anteriores.

“¡Vamos con Clint Dempsey siempre! El es nuestro mejor jugador y nos llevará lejos”, dijo Ryan Garvey mientras se pintaba con los colores de la bandera. Junto con él, su grupo de amigos viajó desde Connecticut hasta Bryant Park, en Manhattan, para presenciar el partido.

“Este equipo nacional en verdad nos ha inspirado porque han llegado mucho más lejos de lo que todos esperaban”, subrayó Elliot Hollander, seguidor del Team USA.

La pasión está dentro de ellos. Mucha gente se buscó un lugar horas antes para asegurarse de tener buena perspectiva de la pantalla que resultó pequeña para las más de 200 personas que se juntaron en ese parque en Midtown.

“Vinimos desde el medio día porque sabíamos que mucha gente iba a venir y nosotros queríamos estar en frente para no perdernos este encuentro”, apuntó María Elena Reyes. “¡Vamos USA!”

En Brooklyn, más de un millar de personas aguantaron el calor y la humedad para seguir el partido debajo de uno de los arcos del puente de Manhattan. Los alaridos, rugidos y cantos de la gente crecían por la reverberación del sonido semejaba el ambiente en un estadio.

“I believe that we can win!” (Creo en que podemos ganar), fue el canto favorito de la tribuna neoyorquina. Lástima que no se hizo realidad

eldiariony.com