Fondos federales de obras públicas están en riesgo

El presidente Obama hace un llamado urgente al Congreso para asegurar fondos en proyectos nacionales
Fondos federales de obras públicas están en riesgo
Peligra la reconstrucción del puente sobre el río Skagit en la carretera Interestatal 5 que conecta Seattle que colapsó el año anterior en pleno tráfico.
Foto: EFE

El presidente Obama regresó al Congreso pero esta vez no fue para pedir fondos para la crisis migratoria. Varias infrastructuras públicas del país corren el riesgo de quedarse sin fondos al final de este verano.

El derrumbe del puente que atraviesa el río Skagit en el estado de Washington, insidente que ocurrió el año pasado, demuestra la urgente necesidad para renovar varias infrastructuras públicas en diferentes ciudades estadounidenses.

Amplía al respecto la agencia EFE:

El puente, por el que pasa la carretera Interestatal 5 que conecta Seattle (EE.UU.) con Vancuver (Canadá), fue construido en 1950, década en la que se creó el sistema federal de autopistas, una época de prosperidad económica para Estados Unidos tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando Obama llegó al Gobierno en 2008 en plena crisis económica se comprometió a hacer “la mayor inversión en infraestructura nueva desde la creación del sistema federal de autopistas en los años 50” para ayudar a salvar o crear 2.5 millones de puestos de trabajo.

Pero de nuevo miles de trabajos podrían estar en peligro ante la falta de liquidez de este fondo que podría quedar vacío a finales de agosto, si el Congreso no actúa a tiempo para capitalizarlo, dejando en la cuerda floja 700,000 puestos de trabajo, equivalentes a la población de ciudades como Denver, Seattle o Boston.

“Si este Congreso no actúa para finales de verano, el Fondo Fiduciario de Autopistas se quedará sin recursos. No habrá ningún dinero”, afirmó Obama el lunes en un discurso en Washington cerca del puente de Key Bridge, uno de los más transitados de la capital.

Recordó que actualmente hay en marcha más de 100,000 proyectos de reparación de carreteras, reconstrucción y modernización de puentes y vías de comunicación y llamó a los republicanos a un acto de “patriotismo económico” asegurando que no son las infraestructuras “de Obama” sino que son para todos los estadounidenses.

“Los estados podrían tener que elegir en breve a qué proyectos dar continuidad y en cuáles pisar el freno porque se están quedando sin dinero”, advirtió el mandatario, quien aseguró que algunos estados ya han comenzado a hacerlo.

Según la Casa Blanca, el 65% de las principales carreteras del país se encuentra en un estado por debajo del considerado correcto y el 25 % de los puentes necesita una reparación significativa