Menores migrantes rebasan capacidad de albergues en México

El gobierno mexicano reconoce que no cuenta con suficientes albergues especializados en atención a niños migrantes menores de 11 años
Menores migrantes rebasan capacidad de albergues en México
México es país de tránsito para migrantes en ruta hacia EEUU, y estos sufren asaltos, secuestros y extorsiones a su paso.
Foto: Archivo

México.- El gobierno mexicano reconoce que no cuenta con suficientes albergues especializados en atención a niños migrantes menores de 11 años para hacer frente al creciente número que actualmente llega al país ni con la infraestructura para atender a adolescentes.

De acuerdo con el procedimiento oficial, una vez que el Instituto Nacional de Migración (INM) detiene a un infante, éste debe ser enviado “de manera inmediata” a los Sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que sólo tiene siete albergues especializados para migrantes.

Estos albergues se construyeron originalmente para atender a los pequeños mexicanos repatriados o varados en su intento por cruzar la frontera norte. Por ello, seis de ellos se encuentran distribuidos entre Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas y sólo uno en Chiapas, en la franja territorial limítrofe con Guatemala.

El problema actual es, por tanto, que no existen casas oficiales para la atención de alrededor de 56 niños indocumentados centroamericanos que a diario detienen las autoridades migratorias en México, principalmente en los estados de la frontera sur.

“Estamos en una situación muy adversa”, dijo Leonor Cárdenas, directora del DIF. “Se han acumulado hasta 100 menores en albergues en donde la capacidad es sólo para 20”.

Ante la falta de infraestructura, el DIF ha improvisado la atención de los pequeños indocumentados en otros 41 albergues en el país donde a la par se atienden a niños mexicanos huérfanos, abandonados o maltratados que el Estado tomó bajo su custodia.

En medio de esta crisis, los chicos de entre 12 y 17 años — que representan la mayor parte del flujo de niños indocumentados que viajan solos— son los más vulnerables porque el DIF no los recibe para proteger a los más chicos y muchos de ellos permanecen en las estaciones migratorias.

“En general son tratados de manera inadecuada”, observó Uriel González, director del albergue de la YMCA en Tijuana, uno de los pocos que recibe a adolescente por un convenio firmado con el gobierno mexicano. “Son mezclados con los adultos y hay muchos abusos físicos, sexuales y hasta reclutamiento para el crimen organizado”.

El sistema DIF cuenta actualmente con un presupuesto de alrededor $33 millones.