Pro inmigrantes asisten a vigilia frente al ayuntamiento de Murrieta

Realizan vigilia en Murrieta por los menores refugiados de Centroamérica
Pro inmigrantes asisten a vigilia frente al ayuntamiento de Murrieta
Varios manifestantes proinmigrantes realizaron una vigilia frente al ayuntamiento de Murrieta.
Foto: J. Emilio Flores

Los hijos de Ángel y Elva, que tienen 7 y 10 años de edad, se encuentran desde hace un mes en un centro de detención de inmigración en Texas por intentar cruzar la frontera sin documentos.

Este matrimonio radicado en Inland Empire vive en carne propia la crisis humanitaria que ha desatado el éxodo de niños y jóvenes centroamericanos.

Por eso Ángel y Elva participaron la tarde del miércoles en una vigilia llevada a cabo en esta ciudad, donde grupos antiinmigrantes han protagonizado protestas pidiendo la deportación inmediata de los menores.

“Mi anhelo es abrazar a mis hijos, decirles que los amo, recuperar el tiempo perdido, tratar de que ellos estén bien”, dijo Elva durante la vigilia a la que acudieron unas cien personas que se congregaron afuera del Ayuntamiento de Murrieta.

Los niños de este matrimonio, Dulce, de 7, y Ángel, de 10, salieron de Guatemala para unirse con sus padres en California, pero los detuvieron en la frontera del Valle de Río Grande, en Texas.

A esa misma región fronteriza se estima que en los últimos nueve meses han detenido a 35 mil menores migrantes, lo que ha provocado que la Patrulla Fronteriza no se dé abasto para procesarlos y ha tenido que recurir al traslado de ellos a instalaciones de otros estados.

Por cuestiones legales Ángel y Elva no ofrecieron detalles de la situación de sus hijos, pero indicaron que de un momento a otro se los entregarán para luego enfrentar un proceso de deportación.

Emilia Amaya, director del Centro de Servicios Comunitarios de San Bernardino, explicó que el objetivo de la vigilia fue unir a la comunidad para enviar un mensaje de tolerancia y entendimiento de la situación que están atravesando los menores refugiados.

“Estos niños están saliendo de sus países porque no tienen otra opción ante la violencia que se ha incrementado por los narcocarteles”, mencionó Amaya. “No se trata de una crisis migratoria, sino humanitaria, pero si no hay una reforma migratoria vamos a seguir enfrentando este tipo de situaciones”.

A la vigilia llegó un hombre que en su camiseta llevaba el rostro del presidente Barack Obama pintado de payaso y que se identificó como “Kurt The Patriot”, quien tuvo enfrentamientos verbales con algunos activistas argumentando por su partes que “los ilegales no tienen derechos en este país” y que los niños “son peones en una crisis fabricada por el gobierno”.

Durante la vigilia, que se prolongó casi hasta las 9:00 de la noche, también hablaron líderes religiosos que compararon la situación de los niños migrantes con el éxodo de los judíos por el holocausto o de los sij de Pakistán y la India.