Un paso atrás en la lucha

Pese a todas las campañas, nuevas tendencias avalan la delgadez extrema

Grandes marcas de ropa han apostado por eliminar tallas muy pequeñas, para evitar que las adolescentes se obsesionen con usar esas diminutas prendas.

Revistas como Vogue, en sus 19 ediciones a nivel mundial y la alemana Brigitte, llevan años trabajando con modelos “saludables”, en vez de las que se ven súper flacas.

Incluso en la pasarela, varios diseñadores han optado por seleccionar a mujeres de tallas normales. El más reciente fue Karl Lagerfield, quien en la última Semana de la Moda de París presentó vestidos de novias para embarazadas.

La lucha contra la extrema delgadez existe desde hace tiempo. Pero cuando marcas como J.Crew vuelven hacer noticia no por su última colección, sino por poner a la venta prendas talla XXXS (extra, extra, extra small), parece que todo lo anterior ha sido una lucha en vano.

La firma estadounidense, para defenderse, explicó que la decisión de agregar esta talla tan pequeña se debió a la alta demanda de las clientas asiáticas, y aseguró que no se venderá en el país.

Para hacerse una idea, esta talla la pueden usar mujeres que tienen una cintura de sólo 23 pulgadas de ancho.

El “bikini bridge” no es una obra maestra de ningún gran arquitecto. Es una triste tendencia que está se está tomando las redes sociales, y que afecta principalmente a mujeres y adolescentes.

La nueva “moda” es fotografiar la zona de la cadera para mostrar con orgullo el espacio que queda entre el bikini y el abdomen, resaltando los pronunciados huesos.

Hay mujeres que tienen esta contextura naturalmente, el problema es cuando las chicas se obsesionan con llegar a tener el “puente”, y terminan con trastornos alimenticios, como anorexia y bulimia.

Otra tendencia que recientemente se apoderó de las redes sociales es el llamado en inglés “thigh gap”, que no es más que el espacio vacio entre las piernas.

El hashtag #ThighGap da muestra de la obsesión de las adolescentes por mostrar una mayor separación entre los muslos, reflejo de unas piernas muy delgadas.

Inspiradas en las retocadas imágenes de las modelos de Victoria’s Secret, las chicas comenzaron a someterse a dietas extremas y duras rutinas de ejercicio para lograr este look.

La preocupación está en que se quiere terminar con los cánones de belleza que enaltecen a las mujeres delgadas, y estas tendencias no ayudan.

Somos nosotras quienes debemos exigir a las casas de moda el crear tallas más reales. Estamos obligadas a hablar con nuestras hijas para que no se obsesionen con estas nuevas modas, que representan un paso atrás en la lucha contra los problemas de la imagen femenina