Buda también es mujer

Como en otras tradiciones, el budismo reconoce a la energía femenina con sus muchas cualidades.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Buda también es mujer
Tara es la representación de la energía femenina de Buda.
Foto: Shutterstock

Tara nació de las lágrimas del compasivo bodhisatva Avalokiteshvara, mientras rezaba para que su cuerpo se rompiera en pedazos por no poder salvar del sufrimiento a los seres de la Tierra. En la tradición budista, Tara es una bodhisatva -un ser en camino a la iluminación- relacionada con la comprensión, la sabiduría y la acción… claro, she’s a woman.

Tara es la energía femenina en el budismo y tiene 21 manifestaciones diferentes. Te presentaré las más conocidas:

  • Tara Verde es como un enlace entre todas las Taras, por lo que se supone la más importante. Ayuda a superar obstáculos de la vida material o de la meditación. Nos libera de todo tipo de miedos, desde el miedo a los insectos hasta el miedo a volar. ¿Quieres intentarlo? Su mantra es Om Tare Tuttare Ture Soha.
  • Tara Blanca es invocada para la sanación, la serenidad y la compasión. Para vivir muchos años, se medita en ella con el mantra Om Tare Tuttare Ture Mama Ayur Punye Gyana. Eso sí, puede que dé larga vida, pero no creo que haga mucho con las arrugas.
  • Tara Roja está relacionada con la sabiduría y el fuego, así que su rol es purificar mente y cuerpo. Su mantra: Om Tare Tuttare Ture Washam Kuru Soha.
  • Tara Amarilla ayuda con la prosperidad y armoniza los ambientes. Medita en ella cuando estés en casa para crear un ambiente armónico: Om Tare Tuttare Ture Mangalam Puti Kuru Soha.
  • En el budismo chino existe Tara Kwan Yin, quien logró el estado de iluminación pero decidió quedarse entre los humanos para ayudarles. Así surgió el reiki. Su mantra es Om Tare Tuttare Ture Suajá.

De alguna manera, todas las tradiciones espirituales consideran a la energía femenina como parte o complemento de un Dios omnipotente. Porqué hablamos de un Dios y no de una Diosa es un largo debate feminista que ha ocupado varias páginas de la historia en un mundo que aún es concebido por hombres.

Las tradiciones espirituales no escapan a esa visión. Ya sea como madre, esposa o hija, la mujer es intermediaria, compañera, solucionadora o paño de lágrimas… claro, she’s a woman.