Ricky Martin conserva su belleza evitando el drama

El ídolo boricua se apoya en el yoga y la meditación
Ricky Martin conserva su belleza evitando el drama
Con barba o sin ella, Ricky luce guapísimo.
Foto: EFE

El gran atractivo físico de Ricky Martin no ha hecho más que ayudarle a ganar admiradores con el paso de los años. Pero, dice no recurrir a carísimos tratamientos de belleza o a duras sesiones de entrenamiento para conservar su envidiable anatomía y bronceado cutis. El ídolo boricua prefiere confiar en sus ejercicios de meditación para que le ayuden a encontrar un equilibrio interior que se refleje en el exterior.

De hecho, uno de los requisitos para Ricky a la hora de afrontar sus múltiples compromisos profesionales sin perder la sonrisa es rodearse de un selecto grupo de personas de confianza que le permitan ahorrarse las situaciones dramáticas con las que deben lidiar a diario muchos otros artistas, un “lujo” que considera su secreto particular de belleza.

FOTOS: ¿QUIÉN FUE EL TERCERO EN DISCORDIA ENTRE RICKY Y SU EX?

“La mejor medicina es sentirse bien con uno mismo, e intentar huir del drama todo lo posible. En el fondo, la fuente de la juventud es estar rodeado de un buen grupo de gente y de amigos, al menos eso es lo que funciona para mí. Al final del día lo mejor es mantener las cosas lo más simples posibles y huir de las situaciones dramáticas”, aseguró Ricky durante una entrevista radiofónica en la emisora neozelandesa The Edge FM.

Sin embargo, el equipo del portorriqueño, quien busca agrandar su familia, no parece compartir su confianza en su peculiar truco para evitar que el paso del tiempo cause estragos en su físico, como se desprende de la intensidad con la que sus agentes animan a Ricky a acudir al gimnasio cada día.

“Mis mánagers me repiten todo el tiempo: ‘Tienes que ir al gimnasio, tienes que cuidar tu piel’. Pero yo les ignoro”, bromeó el extrovertido artista, que prefiere apostar por ejercicios al aire libre para ejercitar sus músculos: “Intento nadar todo lo que puedo: vivo frente al océano y suelo salir a nadar todos los días. Y aunque a veces sí que voy al gimnasio, prefiero hacer yoga o meditar”.