Aprende a negociar con el cobrador de deudas

77 millones de consumidores estadounidenses tienen problemas para pagar lo que deben a tiempo, de acuerdo con un informe de Urban Institute
Aprende a negociar con el cobrador de deudas
Los cobradores de deuda suelen reclamar cantidades no pagadas en más de 180 días.
Foto: Archivo

¿Has recibido una notificación de un cobrador de deudas? ¿Una factura sin pagar? ¿Quizá del médico?¿Una multa? No eres el único.

Según un informe del Urban Institute, los problemas financieros “son una constante diaria para millones de consumidores americanos”. En concreto, 77 millones de ellos, el 35% de todos los que tienen historial crediticio, tienen problemas para pagar lo que deben a tiempo y muy posiblemente tienen una firma cobradora tras de ellos pidiéndoles el dinero.

Estas entidades son contratadas por los acreedores para reclamar la deuda cuando ha estado pendiente de cobro más de 180 días. El promedio de deuda pendiente asciende a $5,178 por persona (hay quien debe $25 y quien adeuda $125,000).

El hecho de que haya muchas personas con este problema muestra la fragilidad financiera de las familias a la hora de hacer frente a algunos pagos que incluso pueden ser corrientes como los de la luz, los médicos, entre otros.

Y es una cuestión grave, porque cuando el cobrador de deudas manda cartas, esta circunstancia negativa ya está anotada en tu informe crediticio donde permanece hasta siete años perjudicando tu crédito. Y ¡ojo! porque hay ocasiones que no hay cobradores y sólo te puedes enterar de que debes dinero (si no eres organizado) cuando pides un reporte sobre tu crédito. Recuerda que cuanto peor sea tu calificación más se encarece el resto de tus deudas, tus tarjetas, o se complica incluso que encuentres un buen alquiler o te contraten en un nuevo empleo.

En el caso de que tengas a un cobrador tras de ti, tienes que saber que tienes ciertos derechos. Primero que todo, no te pueden llamar antes de las 8.00 a.m. ni después de las 9.00 p.m. No te pueden llamar al trabajo si les has dicho que tu empresa no acepta este tipo de llamadas durante horas laborables.

Tampoco pueden contactar a una tercera persona para contar qué debes, mentir sobre la cantidad o usar métodos engañosos que incluyan por ejemplo la amenaza de acciones legales sobre propiedades o tu salario a no ser que por ley puedan hacerlo y estén determinados a ello.

El cobrador debe decirte en nombre de quien quiere el pago, la cantidad que debes y cómo disputar la deuda o verificarla.

Si los cobradores de deuda te contactan puedes mandar por escrito (guarda copias) cartas en las que les expliques que no debes nada (si es el caso) o pidiendo explicaciones sobre esta deuda (cuánto es, desde cuándo la debes, por qué…).

El cobrador no tiene obligación de darte esos datos, pero si los pides antes de 30 días puedes obtener respuestas.

Explica tu situación financiera al cobrador y busca la posibilidad de un plan de pagos. Es más fácil negociar con cobradores que con el acreedor inicial.

Puedes ayudarte con un consejero de crédito. Hay asociaciones que no cobran.

Si aceptas un plan de pago, hazte con este por escrito antes de pagar.