Relaciones saludables: el dinero en pareja

El dinero puede convertirse en una fortaleza para construir una relación saludable o incluso en un medio de chantaje.
Relaciones saludables: el dinero en pareja
Hablar de temas de dinero en la pareja es necesario para establecer una relación saludable.
Foto: Archivo

La multicitada frase “en todas partes se cuecen habas”, además de ser un dicho lleno de sabiduría milenaria y más que utilizado por las abuelas, ayuda a ilustrar la situación de que sin importar el tipo de noviazgo que tengas o acostumbres, las diferencias por el manejo del dinero pueden darse y ser incluso, definitivas en el desarrollo saludable (o no) de tu relación.

Hay algunas parejas de famosos que muestran esto, como el caso del polémico actor Charlie Sheen y la actriz Denise Richards: tras su escandalosa separación, ella lo acusó de gastar cifras estratosféricas en apuestas, así como en la compra de sustancias ilegales mientras ambos estaban unidos. Y es que no es exclusivo de celebridades pelear y decirse algunas palabritas coloradas, cuando la pareja no llega a acuerdos en la administración que hacen de los recursos.

Tere Díaz y Manuel Turrent, autores del libro 29 claves para encontrar pareja, de Editorial Grijalbo, explican que hablar de los recursos económicos entre quienes disfrutan de una relación, es también hablar de amor: “Nuestras prácticas concretas con el dinero en la pareja reflejan y expresan maneras muy precisas de querer al otro y de quererse a uno mismo. No estamos diciendo que el dinero se intercambie por el amor, sino que el manejo del mismo proyecta si nuestra manera de querer es controlando, subordinando y asfixiando, o contribuyendo a generar condiciones de desarrollo y crecimiento”.

No es raro encontrar algunos enamorados que disfrutan de las mieles del romance hasta que, por cierta situación como un gasto extraordinario de uno de los tórtolos, el otro aplica la división del dinero bajo el criterio de “lo tuyo es mío y lo mío, mío”, o peor aún, mientras uno persigue una mejora económica y se esfuerza por ello, su par ande por la vida con la frase de “mientras yo te viva y tú trabajes, todo va bien amorcito”.

Aspirar y construir la equidad en una la relación amorosa saludable puede ser un firme comienzo en cualquier historia de amor. Si todavía no te has detenido a reflexionar sobre esto, ahora puede ser un magnífico momento y quizá si tienes algunas ideas que perjudican o alejan a tus galanes en vez de acercarlos, puedas deshacerte de ellas.

Si lo piensas detenidamente, podrás darte cuenta si has elegido de modo acertado al caballero que es dueño de tus suspiros y besos. Sé que la administración de los gastos e ingresos no es un tópico dulce y tierno para un par de enamorados, pero sí básico para que establezcas una relación saludable. De otro modo puede abrirse un boquete entre ambos, difícil de sanar o en una situación más delicada: convertir el manejo de los recursos en un mecanismo de chantaje, control y manipulación, en vez de unión.

Los autores recomiendan preguntarte:

1. ¿Estás dispuesta a compartir los gastos?

2. ¿Buscas a alguien que te apoye en lo económico?

3. ¿Tienes claridad de lo que deseas en el plano del dinero y estás dispuesta a hablarlo?

4. ¿Eres espléndida o mezquina?

Además de preguntarle a él:

1. ¿Te molesta hablar del dinero abiertamente y llegar a acuerdos?

2. ¿Crees que el tema económico tiene un peso en las relaciones de pareja?

3. ¿Cómo te manejabas en este asunto en otras relaciones de pareja?

4. ¿Quién tenía el control en tus noviazgos?

“La vida en pareja es rica en satisfacciones y oportunidades, pero a la vez compleja, por lo que siempre será mejor prever las áreas de conflicto, entre las cuales la económica es un asunto central”, comentan los autores y finalizan: “Recuerda el refrán de ‘cuentas claras, amistades largas’, o en tu caso, ‘noviazgo o matrimonio largo’, y por supuesto en contra de la inequidad”.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El compromiso es una decisión, no un acto obligado”

Bojorge@teleton.org.mx