Víctimas de abuso policial presionan al Inspector General del NYPD

Familiares exigen una investigación profunda que ataje la raíz del problema en la Uniformada
Víctimas de abuso policial presionan al Inspector General del NYPD
Iris Báez protesta por la muerte de su hijo Anthony Báez a manos de la Policía en 1994.
Foto: Archivo

Nueva York – Defensores de los derechos civiles y familiares de al menos una decena de víctimas de abuso policial se reunieron este miércoles con el Inspector General del NYPD, Philip Eure, para exigir una investigación rigurosa sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía.

La demostración fue organizada por el Comité de Justicia y entre los familiares de las víctimas citadas se encuentran Iris Báez madre de Anthony Baéz, Valerie Bell madre de Sean Bell y Margarita Rosario madre de Anthony Rosario y tía de Hilton Vega, entre otros.

La reunión se realizó frente a la oficina del Inspector General de NYPD en el 80 Maiden Lane del Bajo Manhattan.

Lee también:

Proponen App para registrar denuncias de abuso policial en NYC

Alcalde busca limar asperezas con la comunidad por caso Garner

De Blasio promete enmendar la relación entre la comunidad y el NYPD

Civiles podrán hacer quejas directas de abuso policial

La vocera del Comité de Justicia, Yul San, dijo que el Inspector había aceptado investigar los casos de exceso de fuerza por parte de la Policía: “Apreciamos el tiempo que nos dio. Le contamos nuestras historias, le recomendamos qué hacer. Él nos dijo que empezaría una investigación rigurosa y que daría sus opiniones al Comisionado de la Policía, Bill Bratton”.

En el encuentro se indicó que los oficiales responsables casi nunca han recibido un castigo justo por parte del sistema de justicia criminal o del NYPD y la ciudad dio por cerrados los casos tras pagar las demandas civiles sin tomar medidas a fondo contra el problema.

Según los organizadores, los oficiales de NYPD han asesinado injustificadamente a docenas de civiles, principalmente afroamericanos y latinos durante las últimas décadas, y la ciudad siempre resuelve los casos pagando las demandas civiles pero nunca ha tomado medidas serias para atacar la raíz del problema.