Meryl Streep: “Me gusta ser el jefe”

La actriz reconoce que aceptó el papel de su nueva película, The Giver, porque le gusta mandar de vez en cuando
Meryl Streep: “Me gusta ser el jefe”
Los protagonistas de la película dieron una rueda de prensa el martes en Essex House de Nueva York.
Foto: Macarena Izquierdo

El próximo viernes 15 se estrena en los cines la película “The Giver” dirigida por Phillip Noyce y protagonizada por Jeff Bridges, Meryl Streep, Brenton Thwaites y Katie Holmes. Una historia sobre una comunidad perfecta en la que sus habitantes no conocen las emociones ni poseen memoria alguna.

Esta película supone un cambio para Meryl Streep, quien interpreta un papel totalmente diferente al que nos tiene acostumbrados. La actriz se mete en la piel de una autoritaria mujer que esconde un pasado lleno de secretos. Ella misma reconoció, durante una rueda de prensa, por qué aceptó el papel: “Me gusta ser el jefe”.

Katie Holmes, por su parte, interpreta a una madre preocupada por el bienestar de sus hijos. “Un papel que desempeño en la vida diaria”, señaló la actriz. Completan el reparto Alexander Skarsgård, como el padre del protagonista, y los jóvenes Cameron Monaghan y Odeya Rush. Todos coincidieron en la dificultad de interpretar personajes sin emociones.

El largometraje también supone el lanzamiento de Taylor Swift como actriz. Aunque se trata de un pequeño papel, la cantante se siente muy orgullosa: “Leí ‘The Giver’ en quinto grado y me encantó. Ahora formo parte de una buena adaptación de ese libro”.

“The Giver” es la adaptación cinematográfica de la obra de Lois Lowry; un libro que vio la luz hace ya más de veinte años y que, tras vender más de 12 millones de copias en todo el mundo, llega ahora a la gran pantalla.

La película narra la historia de Jonas (Brenton Thwaites), un adolescente que es elegido para ser el “receptor de la memoria” en una comunidad utópica donde todo es perfecto. De pronto, toda su vida cambia y descubre de la mano de “The Giver” (Jeff Bridges) que su comunidad esconde grandes secretos y que no es tan ideal como se creía.

¿Estarías dispuesto a perder tu libertad y tu individualidad a cambio de un mundo en el que no existiese el dolor o la envidia, no hubiese diferencias entre personas; un lugar sin mentiras, sin violencia o hambre?