Menos Stop and Frisk, más arrestos por delitos menores

Las actuaciones por "Detención y cacheo" han caído un 68%, pero los arrestos por delitos menores han aumentado un 300%
Menos Stop and Frisk, más arrestos por delitos menores
Los incidentes de tiroteos también han aumentado un 12%.
Foto: Archivo

Nueva York – A pesar del ambiente tenso que se ha generado el pasado mes de julio entre la Policía y miembros de la comunidad que advierten un exceso de fuerza de su parte, un reporte revelado por DNAinfo muestra que las cifras de la práctica Stop and Frisk (Detención y cacheo) se han reducido en el segundo trimestre del año, como había sostenido el comisionado de Policía, Bill Bratton.

En abril, mayo y junio de 2013 la Policía paró y registró a 44,688 personas –80% de las cuales eran negros o latinos–, mientras que, para el mismo periodo de este año, las actuaciones han sido de apenas 14,261. Esto significa una caída del 68% en el número de registros, que también cayó significativamente en el primer trimestre del año, pasando de 61,727 en 2013, a 14,261 en 2014, según cifras del NYPD.

Esta reducción de Stop and Frisk es paralela, sin embargo, a un aumento de tiroteos en la ciudad. Según cifras de la Policía, los incidentes por armas de fuego han aumentado un 12% si se compara con el mismo periodo del año pasado; esto, a pesar de la teoría de las “ventanas rotas” (broken windows) de Bratton, que indica que deben cortarse de raíz las transgresiones menores para evitar crímenes mayores.

Sin embargo, tal como en Stop and Frisk, la práctica de las ventanas rotas afecta desproporcionadamente a minorías raciales: en el primer trimestre del año, el 75% de los detenidos por delitos menores fueron negros o hispanos, según la División de Servicios de Justicia Criminal.

Además, sólo en los primeros meses del 2014 los arrestos por delitos menores, como pedir limosna en la calle o tocar música en el metro, crecieron un 300%, según estadísticas del NYPD. Cifras que hacen pensar, como han indicado voceros del Comité de Justicia, si una práctica está siendo reemplazada por la otra.