España celebra la fiesta de la “Tomatina”

Más de 20 mil personas participaron en la "guerra del tomate" en el Ayuntamiento de Buños, Valencia

España celebra la fiesta de la “Tomatina”
Los participantes disfrutan al máximo de la tradición española.
Foto: EFE

Como cada año desde 1945, los españoles celebran la tradicional fiesta de la “Tomatina” en Valencia, en esta ocasión participaron más de 20 mil personas.

Este año es la segunda ocasión que se paga para tener acceso a la “guerra” de tomate en Buñol, Valencia, este de España.

La “Tomatina” por primera vez en la historia, fue retransmitida en directo por Internet (en ‘streaming’) a través de la propia web de la organización.

Además, una cámara subjetiva que llevó un reportero, en plena guerra de tomates, dio una perspectiva de lo que ocurrió a pie de calle: entre la multitud de gente, encima de los camiones lanzando tomates o desde la tarima donde se lanzó el agua.

Para esta edición 2014 se dispuso de 140 mil kilos de tomate que los asistentes comenzaron a tirarse desde camiones a partir de las 11:00 hora local y por espacio de una hora las calles centrales de Buñol y sus protagonistas se tiñeron de rojo.

Esta fue la segunda fiesta de la “Tomatina” de pago, luego de que en la edición del año pasado, el Ayuntamiento de Buñol decidió reducir el aforo a la mitad, pues en 2012 llegaron a congregarse cerca de 45 mil participantes lo que puso en riesgo la seguridad de los participantes.

Para esta edición, el Ayuntamiento de Buñol puso a la venta 17 mil entradas a 10 euros ($13.1), que se agotaron hace más de un mes, dejando el resto para vecinos de la localidad.

La tradición de esta fiesta data desde 1945, cuando en las fiestas populares de verano en el desfile de disfraces de cabezudos y gigantes, dos grupos arreglaron sus diferencias con los tomates de un puesto de verduras que estaba allí.

Al año siguiente, los jóvenes repitieron el altercado de forma voluntaria y llevaron los tomates de su casa, y aunque les era impedida la celebración continuaron con la fiesta hasta que fue prohibida a inicios de los años cincuenta.

En 1955, estando prohibida la fiesta, se celebró como protesta “El entierro del tomate”: una manifestación en la que los vecinos portaron un ataúd con un gran tomate dentro.

En 1957 se permitió la Tomatina y se instauró la fiesta de forma oficial, y desde 1980 es el Ayuntamiento de Buñol el que organiza y promociona esta curiosa batalla que les ha hecho mundialmente conocidos.

Con información de Notimex