Convienen regular industria alimenticia en las Américas

Periodista radicado en Brasil, escribe sobre temas variados en su blog
Convienen regular industria alimenticia en las Américas
Carissa F. Etienne (i), Directora de la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud.
Foto: OPS / OMS

Región con mayores indices de obesidad del mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), expresan satisfacción por la decisión, para frenar el problema.

BC, SC, Brasil.- La administración de normas sobre etiquetado y publicidad de los alimentos procesados son indispensables para revertir el “aumento exponencial” de patrones de consumo poco saludables, dice una versión dada a conocer en las últimas horas por la OPS y la OMS.

Desde Washington, la información oficial (29 de agosto), indica que los países de las Américas es la región con los máximo índices de obesidad, en el mundo. Pero, por estos días, comenzaron a luchar contra la epidemia, a través de nuevas y estrictas regulaciones sobre el etiquetado, la promoción y la publicidad de alimentos.

Cabe indicar que, estas regulaciones, que buscan informar y proteger a los consumidores, generarían incentivos para una alimentación saludable. Estos son “importantes avances que se deben incentivar en toda la región”, señaló la semana pasada la doctora Carissa F. Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

Se hace necesario agregar que las declaraciones de Etienne, fueron durante la Conferencia Internacional sobre Etiquetado de Alimentos, Políticas Fiscales en Alimentos Saludables y Prevención de la Obesidad, que se realizó en la última semana de agosto, en Quito, Ecuador.

En las Américas, 1 de cada 2 adultos tiene sobrepeso u obesidad, y la proporción alcanza el 75% o más, en algunos países. Entre niños y adolescentes en edad escolar, del 20 al 30% tienen sobrepeso u obesidad (cifras en aumento).

El crecimiento de la obesidad es fundamental factor que contribuye para las enfermedades crónicas, como las cardíacas , el cáncer y la diabetes, que se convirtieron en las principales evidencias que llevan a la muerte en toda la región, indica el análisis divulgado por las organizaciones internacionales de salud.

“Estas condiciones no sólo traen sufrimiento y dolor, sino también el fantasma de la bancarrota económica, tanto para las economías nacionales como para los presupuestos de las familias”, dijo Etienne.

Las causas del aumento de la gordura incluyen “cambios profundos en los patrones de alimentación en las últimas décadas, con un crecimiento sin precedentes en el consumo de alimentos procesados y la disminución paralela en el consumo de productos naturales”, señaló la Directora de la OPS/OMS.

Además remarcó Etienne que, si bien los países de las Américas son “ricos y diversos” en alimentos saludables y naturales, la región está haciendo cada vez más comida chatarra, “el nuevo alimento básico”.

Carissa Etienne elogió la ley ecuatoriana, sobre Seguridad Alimentaria, que se actualizó en 2012, como un paradigma de la clase de esfuerzos que se necesitan para revertir esta tendencia. Las disposiciones de la legislación protege los derechos de los pequeños agricultores, para producir nutrientes saludables, asegurar a los consumidores el derecho a decidir lo que quieren consumir y estimula el desarrollo de un comercio internacional justo.

Empeños como estos, orientados a incrementar el acceso a los alimentos para una buena salud y asequibles. “caen en el marco de las estrategias que la OPS y la OMS promueven para detener esta pandemia”, sostuvo la funcionaria.

Es procedente informar que, otras medidas que Ecuador ha tomado para detener la obesidad incluyen regulaciones sobre las comidas escolares, una hora obligatoria de actividad física durante la jornada escolar, la promoción de la lactancia materna y de espacios saludables para ejercicios físicos en los pueblos y ciudades, como también la regulación estricta sobre el tabaco y el alcohol.

“Las medidas dirigidas únicamente a la educación y acciones que se dirigen sólo a la promoción de conductas saludables individuales son necesarias, pero no suficientes”, aseveró Etinne. “El gran desafío es promover políticas públicas que apunten a transformar el medio ambiente, fomentar un comportamiento saludable, e inhibir los comportamientos poco saludables, que están aumentando de manera exponencial y que promueven patrones de consumo nocivos y no saludables”.

Según los preceptos, la OPS sigue trabajando con los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de vida de su población.