Condado de Suffolk le pone freno a Comunidades Seguras

Se une así a las más de 200 jurisdicciones policiales del país que han cancelado la colaboración con ICE
Condado de Suffolk le pone freno a Comunidades Seguras
Desde 2013 grupos proinmigrantes y derechos civiles han protestado contra Comunidades Seguras.
Foto: Archivo

Nueva York — El Jefe de la Policía del condado de Suffolk en Long Island, Vincent DeMarco, terminó esta semana la colaboración con el controversial programa Comunidades Seguras del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE). A partir de ahora la Uniformada, a menos que las autoridades federales tengan la orden de un juez, no encarcelará a los inmigrantes en espera de ser deportados.

La decisión de DeMarco incluye a Suffolk en las más de 200 jurisdicciones policiales del país que han frenado la colaboración con ICE en el último año.

“El condado de Suffolk ha hecho una elección muy inteligente en decir no a este sistema defectuoso”, indicó Andrea Sáenz, profesora de la Escuela de Leyes Benjamín N. Cardozo. “Sheriffs de todo el país se están dando cuenta que ICE les pide que retengan a los inmigrantes sin causa probable, exponiendo a sus condados a la violación de los derechos civiles”.

DeMarco le comentó al diario local Newsday que hasta el pasado viernes 114 inmigrantes -que cometieron faltas menores- permanecían en la cárcel del condado a la espera de ser liberados a no ser que un magistrado federal emitiera una orden contraria.

DeMarco describió el fin de la colaboración con Comunidades Seguras como una medida de ‘buen gobierno’ para cumplir con la ley y proteger a los residentes.

“La conclusión es que, los peores criminales, al igual que aquellos que cometen asesinatos u otros delitos violentos, no serán liberados por los jueces. Aquellos que comente delitos graves y delitos violentos, irán a las prisiones del norte del estado de todos modos”, dijo DeMarco.

Lou Martínez, portavoz de ICE, dijo que la agencia “trabaja en cooperación con las autoridades locales de Nueva York para asegurar la identificación y expulsión de los criminales convictos y otros que son un amenaza para la seguridad pública”, y destacó que “la liberación de un criminal, en lugar de ponerlo bajo la custodia de ICE, socava la capacidad de la agencia para proteger la seguridad pública y nos impide hacer cumplir las leyes de inmigración del país”.

El vocero comentó que la falta de colaboración “dificulta a los agentes de ICE el arresto de criminales”.


Lee también:

‘Comunidades Seguras’: el final se acerca (fotos)

Comunidades Seguras no ha rebajado la delincuencia (video)

Administración Obama apoya “Comunidades Seguras”


Iniciado en 2008 por la administración de George W. Bush, Comunidades Seguras permite a los agentes federales comprobar las huellas dactilares de los inmigrantes detenidos por policías estatales o locales, con el propósito de expulsar del país a los ‘criminales extranjeros’ que representan una amenaza a la seguridad nacional.

Pero desde 2013 grupos proinmigrantes y defensores de los derechos civiles han presionado enérgicamente para poner fin a la presencia de ICE en las prisiones de Suffolk, alegando que muchos de los inmigrantes eran detenidos por faltas de tránsito o violaciones menores que en la mayoría de los casos terminaban en deportaciones innecesarias.

“Esta nueva política es vital para la protección de los inmigrantes del programa equivocado ‘Comunidades Seguras’ que tanto daño han hecho a nuestras comunidades”, dijo Javier Valdés, codirector de Se Hace Camino Nueva York, respecto a la decisión del jefe policial de Suffolk. “Mientras que el Gobierno federal no actúe sobre una reforma migratoria, los gobiernos locales deben tomar acción para proteger a los inmigrantes”.

Residentes del condado también celebraron el fin de la cooperación con Comunidades Seguras. El comerciante dominicano Fernando Sosa (57), que ha vivido en Suffolk por una década, comentó que la presencia de ICE en las cárceles del condado representaba una intimidación constante para los inmigrantes sin estatus migratorio.

“Pese a que nuestros derechos eran violados lo que menos considerábamos era la denuncia ante el miedo de una posible deportación”, indicó. “Cuando Greene robó a los inmigrantes el silencio fue nuestra única defensa. Con agentes de inmigración rondando, pocos pensaron en pedir justicia”.

Scott A. Greene, exsargento de la Policía del Condado de Suffolk, fue acusado en julio de 60 cargos por robar dinero a conductores latinos durante detenciones de tránsito.

Luís Montes, portavoz del Ejecutivo del Condado de Suffolk, calificó de acertada la decisión de DeMarco y destacó que en términos de finanzas, finalizar la colaboración con Comunidades Seguras implicará un ahorro para los contribuyentes.

“Se trata de un programa federal que no disponía de fondos al gobierno local para su operación”, apuntó.

Por otro lado, destacó que la decisión del jefe de la Policía representa un alivio para muchos inmigrantes y que con ello Suffolk se reafirma como un lugar de bienvenida.