Obama urge a Senado aprobar el entrenamiento a rebeldes sirios

El presidente pide el respaldo para su estrategia de combatir al Estado Islámico y y armar a los rebeldes sirios para que enfrenten a los yihadistas
Obama urge a Senado aprobar el entrenamiento a rebeldes sirios
El mandarario a visitó la sede del Mando Central, encargado de desplegar los ataques aéreos contra el Estado Islámico en Irak.
Foto: EFE

Luego de que la Cámara de Representantes aprobara una enmienda para autorizar al Péntagono entrenar y armar a los rebeldes sirios para combatir a los yihadistas del Estado Islámico (ISIS), el presidente de Estados Unidos, Barack Obama urgió al Senado a completar la tarea con un voto inmediato.

Obama aplaudió la decisión de la Cámara Baja y la calificó como un “paso importante” en su estrategia para combatir a los extremistas de ISIS.

La agencia EFE amplía la información

“Los países de la región y de todo el mundo se están uniendo para enfrentar al Estado Islámico. Estados Unidos puede marcar una diferencia decisiva en ese esfuerzo. El voto de en la Cámara de Representantes es un paso hacia marcar esa diferencia, y urjo al Senado a aprobar esta ley sin demoras”, dijo Obama en un comunicado.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles, por 273 votos a favor y 156 en contra, una enmienda de ley para dar base legal al plan de Obama contra el Estado Islámico en Siria y se espera que el Senado vote este jueves al respecto.

La enmienda permitiría al Departamento de Defensa aumentar su entrega de armas a la oposición al régimen de Bachar Al Assad y entrenarlos desde Arabia Saudí para que se conviertan en un aliado interno en la ofensiva contra el ISIS, que Estados Unidos prevé extender próximamente a Siria.

“El voto de este miércoles es un paso adelante más para entrenar y equipar a elementos seleccionados de la oposición moderada siria para que puedan defenderse contra, y eventualmente combatir, a las fuerzas del Estado Islámico en Siria, mientras crean las condiciones para la solución política necesaria para resolver de una vez por todas la crisis en Siria”, indicó Obama.

“Este programa de entrenamiento tendrá lugar fuera de Siria, en alianza con países regionales. No habrá personal militar estadounidense en Siria como parte de este programa“, agregó.

El mandatario aseguró que, “a lo largo de la última década” y en su “exitosa campaña contra Al Qaeda”, Estados Unidos ha “aprendido que es más efectivo usar sus capacidades únicas para eliminar objetivos terroristas en una misión de apoyo a los esfuerzos de sus aliados sobre el terreno para asegurar su propio futuro”.

Aunque Obama considera que no necesita autorización del Congreso para actuar militarmente de forma directa contra el ISIS, sí la necesita para proporcionar armas o entrenamiento a un tercer actor, en este caso los rebeldes sirios, según lo dispuesto en el “Título 10” del Código de Estados Unidos.

Estados Unidos ha proporcionado desde mediados del año pasado armas ligeras y entrenamiento a rebeldes sirios desde Jordania, pero lo hacía de forma encubierta, a través de un programa de la CIA.

Obama se reunió también el miércoles con su equipo de seguridad nacional para hablar sobre “la amenaza que presentan para el territorio estadounidense los combatientes terroristas extranjeros” que se suman a las filas del EI, según informó la Casa Blanca.

La semana que viene, Obama presidirá una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU centrada en esos combatientes extranjeros, dado que Estados Unidos y Europa están cada vez más preocupados de que aquellos que tienen pasaporte occidental puedan regresar a sus países de origen y desplegar ataques en ese territorio.

Horas antes, Obama visitó la sede del Mando Central de Estados Unidos, encargado de desplegar los ataques aéreos contra el Estado Islámico en Irak, donde prometió que las Fuerzas Armadas estadounidenses no volverán a combatir sobre el terreno en ese país.