Ébola deja miles de huérfanos

Se trata de un estadounidense que estaba realizando trabajo voluntario en Sierra Leona

Ginebra

Al menos 3,700 niños de Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona han perdido a uno o a dos de sus padres a causa del virus del Ébola, según las estimaciones de Unicef hechas públicas ayer.

Unicef alerta de que, dado que la epidemia se ha intensificado en las últimas semanas, la cifra de huérfanos a causa del virus pude doblar de ahora hasta mediados de octubre.

“Sabemos que las cifras que tenemos son sólo la punta del iceberg”, señaló Manuel Fontaine, director regional de Unicef para África del Oeste.

Uno de los principales problemas que afrontan estos menores es el hecho de que, a menudo, sus familiares los rechazan por miedo a que les puedan contagiar con la enfermedad letal.

“El estigma es el principal problema al que nos enfrentamos. Es rarísimo en África que las familias extendidas no asuman el cuidado de los niños, eso muestra el miedo que reina”, afirmó Fontaine.

Según los datos aportados ayer por Unicef, de los más de 3,100 personas que han muerto por la epidemia, el 15% eran niños menores de 15 años.

El ébola ha infectado en seis meses a 6,553 personas, lo que la ha convertido en la mayor epidemia de esta enfermedad jamás registrada desde que el virus se descubrió en 1976 en la República Democrática del Congo (antiguo Zaire)